top of page

Trampas para publicar un libro

Actualizado: 13 dic 2022

¿Puedes escribir y publicar un libro? Cuidado con las trampas. La primera respuesta que te viene a la cabeza dice más de ti que de la realidad editorial, en serio. Te cuenta sobre tu relación con los posibles e imposibles. El camino no es sencillo, faltan mapas e información. ¿Las trampas en el camino se multiplican?


Las editoriales publican libros de calidad que creen que se venderán bien y también libros que saben que se venderán bien. Se ocupan de impulsar autores y ayudarlos a crecer, esperando que el esfuerzo dé réditos a largo plazo. Me gustaría señalar algo importante: cuando uso la palabra editorial, lo hago considerando el término habitual y no incluyo los servicios editoriales.

Unas lo hacen mejor, otras, no tanto; pero todas cuentan con años de experiencia sobre lo que puede ser aceptado por su público, sobre lo narrativo y cómo gestionar la experiencia del libro. Hay sellos editoriales, muy pocos, para autores mediáticos; otros muchos ofrecen libros a un público amplio que busca entretenimiento y evadirse; algunos pocos se ocupan del público al que le gusta la literatura y el arte; también hay sellos que se ocupan de la zona intermedia. Todos buscan escritores noveles que puedan escribir para publicar su libro. Si no fuera así siempre se estaría publicando a los mismo autores y nada más, lo cual, evidentemente no sucede.


Ahora bien, puede que creas que no es posible, que estés convencido incluso y te agarres a las noticias falsas que corren como la pólvora. Te acabarás quemando. Y eso no nos interesa, para nada. Escribes, creas, cuentas historias. Vigila las trampas del camino para sortearlas. Cuídate y no te dejes quemar. ¿Qué tal si lo evitamos? Es posible escribir y publicar un libro. Pero hay que hacerlo bien.


Índice

  1. Lo más determinante para escribir y publicar un libro

  2. Tener muchos seguidores para poder publicar

  3. Ninguna editorial quiere manuscritos de desconocidos

  4. En las grandes editoriales no se leen los manuscritos de desconocidos

  5. En las editoriales te cambian tu libro para publicarlo

  6. Es necesario contactar a los editores por nombre cuando envías tu manuscrito para que lo consideren

  7. Las editoriales cobran por publicar tu libro



Lo más determinante para escribir y publicar un libro

Cuando una editorial apuesta por un manuscrito, está invirtiendo dinero que puede perder. Siempre hay un factor de riesgo, es parte del negocio de publicar. No le queda más remedio que asegurarse en la medida de lo posible de que ese libro alcanzará a los lectores que merece y que les interesará mucho. Para eso hay parámetros. Los manuscritos que llegan a las editoriales se registran y luego pasan a un editor que hace la criba. Si la superan, entonces se entregarán a los lectores editoriales que lo valorarán más extensamente. Si el resultado es positivo, entonces pasará a la mesa del editor, luego a otro editor y más adelante a una reunión de editores hasta que todo el equipo cree que es un manuscrito por el cual vale la pena apostar. Es una forma de reducir el riesgo. La valoración nunca depende del gusto personal sino de que cada manuscrito cumpla con una serie de condiciones. Encontrarás esos parámetros editoriales en un documento en pdf descargable. ¡Aquí! Son 25 páginas en las que te ofrezco información y teoría sobre los criterios de selección de manuscritos en las editoriales medianas y grandes de España con las que colaboro desde hace 17 años.




Tener muchos seguidores para poder publicar

Falso. Tener muchos seguidores, ser amigo de alguien con influencia, tener enchufe, marca, branding y un largo etc. señalan cuestiones que nada tienen que ver con el manuscrito y mucho menos con la narrativa. Muchos autores, los conozco personalmente, llegan a publicar sin redes. Eso sucede porque escribir y publicar es posible. Lo más importante de todo el proceso de publicación es el manuscrito. Los editores le pedirán a un autor sin redes sociales que se abra un perfil para que sus lectores puedan contactarlos, sin lectores no somos nada.

No deja de sorprenderme que de forma sistemática se olvide el manuscrito, la única parte de todo el proceso de escribir y publicar que sí puedes controlar porque la escritura te pertenece. Cuando lo menciono, indefectiblemente me sacan el ejemplo de los escritores mediáticos y famosos que publican. Claramente quien opta por esta línea de defensa, no tiene ni idea del mercado editorial actual ni de lo que se publica. Esos famosos no alcanzan el 3% de todos los autores que se publican.

Quiero recordarte que España es un país donde autores muy literarios como Luis Landero o Almudena Grandes son bestsellers junto a otros tantos en todos los géneros. Contamos con excelentes autores en nuestra lengua. Y los índices de lectura suben cada año, le pese a quien le pese. Leer no implica comprar libros, es principalmente leer libros, ¿verdad? Los números del Ministerio de Cultura español en los índice de lectura anuales me avalan. Somos una país que cada año lee más.


Ninguna editorial quiere manuscritos de desconocidos

Falso. Los manuscritos no crecen en los árboles ni caen del cielo- Nos nada sencillo dar con un buen manuscrito. Nunca se sabe de dónde puede llegar un excelente manuscrito. Por eso los editores se ocupan de estar en todas partes a ojo avizor. Por eso hay editores con varias funciones asociadas a encontrar nuevos autores.

Si alguien manda un manuscrito narrativamente muy interesante, pero que no tiene cabida en la editorial, se le sigue la pista al autor. Si alguien manda un manuscrito con una excelente idea, pero con una narrativa espantosa, se le sigue la pista esperando que mejore. Si alguien manda un manuscrito muy bueno, pero que no es para el público del sello, se le sigue la pista. Si alguien manda un manuscrito que necesita madurar un poco y mejorar narrativamente, se le sigue la pista. Sin embargo, si alguien envía un manuscrito que no funciona narrativamente o que le falta mucho en este aspecto, que no ofrece los requisitos narrativos mínimos que ya menciono en el documento pdf descargable en la sección "Aprender gratis", pues, se olvida inmediatamente, en menos de un par de segundos. Hay mucho trabajo en editoriales, siempre es un "corre que no llego a la semana pasada". No hay tiempo que perder.

Las editoriales tienen un cupo anual para los noveles desconocidos y para los autores sin agente. Es más, puedes consultar la historia de la editorial Planeta, fue así como empezó José Manuel Lara, publicando a noveles, descubriendo nuevos valores y aún hoy la editorial sigue haciéndolo. Escribir y publicar es posible y siempre lo ha sido.