• Jimena Fer Libro

La estructura de una novela

Actualizado: 13 ago

Trazar la trama o la estructura de una novela es la base indestructible. Tener clara la estructura evitará que te pierdas. Si es firme, tu historia no se derrumba. Requiere reflexionar y elegir teniendo muy claros tus objetivos en tu historia.


Estos son los aspectos que trataremos a continuación sobre cómo trazar la estructura de la novela para que sea fuerte :


¿Qué implica la estructura de una novela?

Estructurar una novela desde cero: Carnaval Narrativo

Estructurar una novela y personajes

La estructura básica

La estructura de la novela y los capítulos

Notas para la estructura de una novela


¿Qué implica la estructura de una novela?

La estructura básica es algo que todo escritor profesional tiene tan integrado que se convierte en su brújula a medida que va escribiendo. Le sirve para discriminar aquello que le sirve de lo que no usará. Por eso es tan necesario "escribir en el aire", una expresión que utilizo mucho porque creo que es muy visual sobre esta parte del proceso. Después de darle vueltas, tomar notas y, en caso necesario documentarte, empieza la fase de escribir una novela que requiere que pongas atención a la estructura. No es la escaleta, es previo. No es ponerse a escribir, aún no. Si escribes a vuelapluma, es tu guía por caminos escarpados. Muchas veces no sabes cómo es tu historia al 100% porque la vas descubriendo, obviamente. Pero la estructura te brinda caminos claros. Son los hitos que marcas en el camino para no perderte y permitirte descubrir más.


Estructurar una novela desde cero: Carnaval Narrativo


¡Por cierto! Esta entrega hace parte de #CarnavalNarrativo, un reto narrativo que entrego en mi boletín. Son 5 días que resuelven los primeros pasos para escribir una novela y conocer el lenguaje narrativo que te permite escribir de forma más fluida. Este es el programa:



Cada entrega del Boletín está acompañado de una entrega del Blog, porque en cada Boletín hay una pregunta de un juego y en el Blog desarrollo la respuesta. Esta entrada es la tercera y viene después de:

  1. La novela no es ideas. Pincha aquí para acceder.

  2. ¿Cómo escribir personajes inolvidables? Clica aquí para leer la entrega.


Permíteme que antes de continuar, te presente a quienes me impulsan mis estructuras:




Estructurar una novela y personajes

Todo está relacionado desde el desarrollo de la idea que es el cordón umbilical del protagonista y los demás personajes. En ese mismo momento nace la estructura. Cuando has desarrollado a fondo un personaje, de él nacen cauces y posibilidades que alimentan orgánicamente la trama. Y es en esos momentos cuando empiezas a bordar la estructura y consigues atarlo todo en la trama. No se trata de que te lo explique al detalle, es más, la teoría puede llevarte a un abismo. Tienes que ponerte a trabajar todo esto para permitir que vaya naciendo. Estructurar una novela de forma eficaz y sencilla es perfectamente posible. Solo tienes que arremangarte y reflexionar.


Tenemos una protagonista que nació el Día 1 de #CarnavalNarrativo. Clica aquí para llegar al día 1.

Nuestra protagonistas es Ana, una mujer de más de 40 años, cajera de supermercado, sobrevive y se ha olvidado de soñar a pesar de que aún mantiene su entusiasmo y quiere dar alegría a la gente porque sabe del dolor de la tristeza. Al meter en problemas a Ana, los lectores no solo se compadecen de ella, sino que pueden llegar a identificarse con ella. También es importante reconocer que Ana tiene talentos, una habilidad admirable que otros no tienen porque para algo es la protagonista. Su potencial alumbra su camino. Al inicio ya la hemos colocado como víctima de circunstancias muy desafortunadas y al igual que con los problemas de un protagonista, los lectores son muy compasivos hacia un personaje que debe sufrir injustamente o sufre una tragedia y que se levanta contra todo eso.


Hace menos de una semana que comenzó la terrible guerra de Ucrania (espero poder leer esto en el futuro desde una perspectiva mejor). Y si fuera una novela, el presidente Zelensky sería nuestro protagonista, nuestra Ana, y el villano sin lugar a dudas, Putin. El ruso es un gran villano, pero el protagonista no se queda atrás, es muy fuerte. La estructura de la novela occidental nace de cientos de acontecimientos de este mismo calibre a lo largo de generaciones y generaciones. A veces son guerras como esta, en otras ocasiones son vivencias comunes. Toda esa tradición de siglos se va sumando hasta dar una idea de lo que queremos que sea la vida: que el protagonista se haga grande y venza al villano. Puedes escribir una novela para contar sobre Zelensky o Putin. Ojalá en nuestra novela Ucrania no vuelva bajo el dominio de Rusia, Volodymyr Oleksandrovych Zelensky logra que la libertad y la democracia sigan brillando en su precioso país. Si recuerdas esto, tienes una clave para siempre sobre cómo estructurar tus novelas. En muchas ocasiones las palabras conjuran y estoy absolutamente convencida de ello. Ojalá entre todos pudiéramos conjurar una historia diferente para Ucrania y para nuestros hermanos europeos.


Como ves, la estructura de una novela está enlazada a los personajes. Por más que tu historia sea trágica nunca olvides de perfilar los matices y las circunstancias de tu protagonista. Hazlo también divertido, coloca algún personaje que tenga sentido del humor o que no se tome muy en serio a sí mismo. Hazlo con aspectos bondadosos, generosos y nobles, ofrece un guiño al potencial de su corazón, incluso si tu protagonista es un ser indeseable. El protagonista es el protagonista y tiene que tener algo que nos ayude a comprenderlo y meternos en sus zapatos para aventurarnos con él página tras página. Al fin y al cabo hacemos un viaje con él. Sus vivencias son los hitos de la estructura. Los lectores seguirán leyendo si se conectan con el protagonista y la manera de lograrlo es, precisamente, con la estructura de la novela que sirve de base para la novela.

El protagonista puede ser un asesino o un vampiro o un alma perdida del infierno. Y al trazar la estructura, siempre tienes que asegurarte de que tu protagonista se enfrentará a toda una serie de circunstancias adversas y que son las que nos muestran sus matices también de bondad y de vulnerabilidad. Ya lo ves, hablar de cómo bordar la trama es hablar de estructura y es hablar del protagonista mientras mantienes la idea inicial. Bordar la trama implica que construir tu novela, colocar pilares fuertes para que no se caiga.


Antes de continuar, una pausa para algo importante para mí. Todos necesitamos una buena estructura de apoyo y esta es la mía:



La estructura básica

La estructura básica que tienes que conocer como la dirección de tu casa consta de 3 actos: comienzo, desarrollo y final. En el comienzo, presentas al protagonista y su mundo con el conflicto al que se enfrenta y que es el problema externo que lo desata todo. El comienzo es el pistoletazo de salida y ha de hacer ruido, el necesario para que el protagonista se ponga en marcha, la estructura de la novela se establezca y todo llegue a su resolución. Al final muestras cómo se resuelve el comienzo. Y en el desarrollo narras cómo llega a la resolución. El desarrollo es la manera en que se resuelve el problema que generó el conflicto.


Traza la estructura de tu novela con estas ideas en la cabeza, son las más básicas, aunque una estructura es un tema complejo y requiere mucho más. Con las nociones más básicas ya puedes empezar a bordar la trama.


El protagonista malo o bueno lucha contra circunstancias adversas hasta alcanzar la resolución del conflicto que se presenta en la primera página. Tanto si es un protagonista oscuro como si es luminoso necesita crecer a través de retos y descubrirse. Al final, o bien será mejor persona o bien será peor persona. Sea como fuere tiene que conectar con los lectores y esto solo es posible a través de, insisto, de sus vulnerabilidades y los matices en los que se muestra. Un héroe oscuro nunca es un antagonista, siempre es protagonista y si es grande necesitará un gran antagonista, su opuesto. Ambos se enfrentan a dificultades y mientras uno crece el otro decrece. Por esto mismo me gustaría que vuelvas a los días 1, 2 y 3 de #CarnavalNarrativo para repasar lo que mencionaba sobre el desarrollo de personajes. te aseguro que te será muy útil. Y sobre todo, práctico. Con todo esto y partiendo desde el protagonista y la idea inicial es cómo mantienes la coherencia de tu historia.


En el Día 3 pedía un final para Ana y estos son ejemplos de lo que habéis imaginado.






La historia de Ana nos puede llevar a muchos finales: se vuelve salvaje y se hace chamana, las cosas no le salen bien y se va a vivir aislada y le llegan animales heridos a los que cura, hasta que se hace psicóloga de renombre, enfermera compasiva, instructora de yoga, monja o maestra Zen, masajista, kinesióloga, abre un supermercado diferente, muere y su fallecimiento inspira un movimiento social, etc., etc. y muchos más etc.. Las posibilidades son casi infinitas y cuanto más heroico es el final, mayor es la catarsis de tus lectores.


La estructura de la novela y los capítulos

Dentro de toda estructura hay capítulos. Cada capítulo es un escalón en el que el protagonista resuelve algo y le lleva hacia el próximo escalón. Varios capítulos resuelven un tema relacionado con el conflicto. Al principio de tu novela tienes que saber aproximadamente cuántos escalones tienes al comienzo, en el desarrollo y en el final. Los escalones se calculan con base en lo que presentas en el comienzo, a lo que resuelves en el desarrollo y a lo que concluye es al final.


En el caso de nuestra Ana, y a modo ilustrativo, dedicaría un capítulo a ella con el conflicto central y su ambiente de trabajo, otro para ella y sus personajes secundarios que la apoyan, otro para ella y su antagonista, finalmente uno para el antagonista y los secundarios que lo apoyan a él y otro para el gran enfrentamiento entre protagonista y antagonista, es decir Ana y Hugo.


Lo mismo vale para el final pero desde una perspectiva completamente diferente, claro. Como ves, cada escalón representa un paso en la vida de Ana. Y eso lo decides tú: ¿cuántos escalones necesitas para mostrar cómo Ana llega a su final? En el desarrollo muestras como ella resuelve su vida a partir de su conflicto y decides los pasos que ha de dar. Y es así cómo creas la estructura de una novela. Parece sencillo, pero no lo es, por la simple razón que lo sencillo cuesta más y no tiene recetas. Vas a tener que pensar mucho, reflexionar y decidir qué puede y no puede hacer tu protagonista. En este artículo te presento algunas estrategias para mejorar lo que escribes: clica aquí para leerlo .


Notas para al estructura de una novela

Esta entrega del blog está relaciona con el día 3 de #CarnavalNarrativo, un reto que se desarrolla en el boletín para sus suscriptores. Y además, se enlaza directamente con dos entradas de este blog: "La novela no es ideas" y "¿Cómo escribir personajes inolvidables?"



 

Aprende a escribir mejor, a manejar los elementos de la novela y a tomar decisiones narrativas con seguridad para atrapar a tus lectores con mi formación en línea. Mi curso "Construye tu novela" te ayuda a lograrlo. Clicando aquí mismo te encontrarás el programa, sus objetivos, qué lograrás, cómo alcanzaremos tus objetivos y la metodología.




210 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo