top of page
  • Foto del escritorJimena Fer Libro

Consejos de escritores reconocidos para tu novela

Actualizado: 10 abr

He recogido las claves de escritores consagrados para escribir una novela. Carlos Ruiz Zafón, Gabriel García Márquez, Juan Gómez Jurado, María Dueñas, Rosa Montero, Dolores Redondo, Víctor del Árbol, Javier Pérez Andújar o Sara Mesa entre muchos, muchos otros.

¿Qué conocimientos comparten los escritores reconocidos más allá de sus diferencias de estilo, de voz, género, técnica e historias? Hay una manera de entender el gran juego de la escritura para escribir una novela y se convierte en una guía a través de los recodos del camino. Mi experiencia editorial de 18 años con escritores de toda índole me permite ahora mismo vislumbrar los lugares en los que todo escritor se apoya y descansa para seguir su camino más allá de las diferencias naturales entre todos y cada uno de ellos. En el camino hay señales que todo autor, sea del tiempo, género y estilo que sea, sabe interpretar y seguir desde hace siglos.


Índice








Consejos de escritores reconocidos para el oficio de escritor: Carlos Ruiz Zafón, Gabriel García Márquez y Rosa Montero


Antes de empezar a escribir hay que tener en cuenta lo que pide la narrativa porque sin esta ofrenda, todas tus dádivas se pierden en el mar. Hay una casuística establecida que demuestra que funciona a lo largo de los siglos, desde la primera novela, aquel Don Quijote hasta lo último publicado hoy en día. La narrativa evoluciona porque nuestra forma de contar historias no es algo detenido y congelado en el tiempo. Cambia con sentido a partir de unos pilares muy firmes.


Todo empieza con un escritor y un lector. Sin oficio no hay oficio, tan simple como eso. Para conquistar a los lectores es necesaria la técnica narrativa. Escritor, lector y oficio es la santa trinidad que se cierne sobre todas las novelas escritas hoy y siempre.


"Yo creo que el trabajo del escritor es el desarrollar el oficio, sobre todo aprender lo que son los resortes y los recursos del oficio. Porque escribir es un oficio.  Carlos Ruiz Zafón.

Y este oficio se cimenta con técnica y decisiones narrativas conscientes. Luego, se trata de un músculo que hay que nutrir y fortalecer con la práctica diaria. A veces no podrás dedicarte a tu novela, pero lo mejor que puedes hacer en estos casos es escribir una reflexión, un fragmento, algo para tu diario.


"A veces alguien sabe contar, pero le falta aún mucho para ser un escritor porque tiene que adquirir la técnica y la base cultural, que son sumamente importantes. Le falta, por último, el trabajo diario. Saber que es no baja del cielo, que hay que trabajarlo letra por letra, todos los días." Gabriel García Márquez.

Es muy cierto que cada escritor tiene su forma de escribir. Pero yo tengo una ventaja, he trabajado con tantos que he descubierto confluencias más allá de las diferencias. Este artículo pretende mostrarte precisamente esas zonas compartidas desde el ejemplo de una cita de un escritor en concreto que representa a muchos otros. Los consejos de escritores reconocidos para tu novela pueden servirte de reflexión, de apoyo, para que te cuestiones o para que tengas en cuenta aquello que no sospechabas. No son buenos consejos porque se trate de autores famosos, sino porque son buenos consejos de gente que se dedica a escribir y sabe cómo alcanzar a sus lectores. La ventaja es que sus sugerencias ya están más que probadas desde la realidad lectora.


"Hay tantos método de escritura como escritores. El mío en concreto consiste en pasarme un año o año y medio tomando notas a manos, siempre con pluma y en cuadernitos con papel sin rayar, sobre la novela que estoy preparando. Primero parto de lo que yo llamo el huevecillo, que es la idea nuclear, el germen de todo." Rosa Montero.

Consejos de escritores reconocidos para el tiempo de la escritura: Mariana Enriquez, Greta Alonso, Lorenzo Silva y Sara Mesa


Empecemos por algo esencial. Escribir una novela ni es fácil ni es rápido. Sí, hay escritores que pueden hacerlo en unos meses, tampoco es algo habitual. En efecto. es raro. Esto acontece en casos muy específicos, cuando hay una historia a la que le han dado tantas vueltas en la cabeza que de repente parece que sale casi sola en unas semanas. Así le sucedió a Manuel Vázquez Montalbán con Tatuaje, que la escribió en apenas una semana y se convirtió en un éxito rotundo y un clásico entre los clásicos. Pero claro, en estos casos también se trata de autores en cuyas venas hay narrativa en estado puro. Y además, suele tratarse de escritores con mucha experiencia a sus espaldas y a ellos mismos sorprende esta rapidez, porque precisamente no es nada habitual. Si eres escritor novel y estás pensando en escribir una novela en un mes, buena suerte.


"Escribir una novela mala lleva el mismo tiempo qeu escribir una buena. Si una novela no funciona, son cuatro o cinco años de tu vida que se acabaron." Mariana Enriquez.

El tiempo no es un capricho ni sucede de forma casual. El tiempo es algo necesario para que algo crezca. ¿Te imaginas presionando a un bosque para que crezca más deprisa? La novela implica entrega y un diálogo con algo que va más allá de uno mismo, es un diálogo íntimo, es la búsqueda de la palabra, de la técnica y el recurso para atrapar a los lectores de una manera determinada. Y creo que estaremos de acuerdo en que la intimidad requiere dedicación, tiempo, saborearla. Si la enorme mayoría de escritores reconocidos necesita entre 2 y 4 años para escribir una novela y esto se confirma a lo largo del tiempo, de los siglos incluso, y en escritores de toda índole, por algo será, ¿verdad?


"Escribir no es fabricar tuercas, si no se tiene nada que decir, ¿por qué hay que decirlo? El libro necesita un alma." Greta Alonso.

Cada novela tiene una exigencias de tiempo que le son propias. Una novela es madurar y crecer. A veces te tocará vivir más o experimentar algo en concreto para poder escribir un capítulo. Vas a necesitar tiempo para hacerte las preguntas adecuadas. Y sin lugar a dudas, lo vas a necesitar para transitar la fase de revisión.


"... la maduración de la idea literaria, que a veces es lenta, venturosamente lenta me atrevería a decir, porque las historias se benefician de ese plus de reflexión y autocrítica que tienen los proyectos de larga gestación." Lorenzo Silva.

Muchos escritores, sobre todo noveles, creen que más páginas o más tiempo equivale a una mejor novela. El pensamiento cuantitativo no funciona nada bien en narrativa. Lo que necesitas es un pensamiento reflexivo para dar con lo justo y justamente profundo que toca donde tiene que tocar, que pellizca a los lectores. El tiempo en narrativa depende de tus circunstancias y de las de la novela, de tu crecimiento, de tu conocimiento del lenguaje, la narrativa, de tu capacidad para expresarte y para entregarte. El tiempo de la narrativa no es solo el cronológico. De la misma manera que no es natural una primera novela de 10 años, tampoco lo es la de un mes o dos o tres.


"La escritura es un proceso complejo que no puede resumirse en una sola variable: más tiempo, mejores libros. Ojalá fuese así de sencillo." Sara Mesa.

Este blog y el tiempo que le dedico no sería posible sin mis cursos. Así que permíteme un espacio para patrocinarlos. Gracias.


Te presento Claves de autor, un curso de 2 meses para aprender técnicas narrativas en contexto desde la novela actual.



Consejos de escritores sobre cómo empezar a escribir una novela: María Dueñas, Elvira Lindo, Lucía Etxebarría, Juan Gómez Jurado, Arantza Portabales.


¿Y cómo empieza todo? Pues, con algo que se despierta y para reconocerlo, muchos escritores pasean, pero sobre todo observan. Son grandes mirones. ¡Y unos tremendos curiosos! La diferencia con otros muchos humanos es que un escritor ve lo que sucede y ve a la vez porqué sucede. Ver no basta, el verbo es "comprender" y para eso es necesario ver más allá de lo aparente, ver los significados de lo que se ve y desvelar los secretos que solo un escritor sabe descifrar. No es psicología, es comprensión de de la fragilidad humana sin necesidad de analizarla, es una visión total.


"Las novelas surgen de una imagen, de un flash. Surgen de un momentazo." María Dueñas.

El momentazo es una revelación y nace del asombro, el cual está hilvanado con la curiosidad. No conozco ningún escritor profesional que no se defina como curioso. Lo leen todo, lo quieren saber todo, todo les interesa con un hambre de conocer y saber que no es común y los caracteriza, sin lugar a dudas. Aún son ese niño que pregunta con inocencia, es decir, sin juzgar.


Por lo que cuentan los escritores en diferentes entrevistas sobre la chispa inicial de la novela, podríamos dividirlos en dos grupos: aquellos que empiezan por una idea y otros que comienzan con un personaje o un suceso. ¿Hay una forma correcta? Desde luego que no. La primera chispa siempre enciende el fuego y de eso se trata. Tanto el personaje como la idea nacen de algo que ha estado rondando en el inconsciente. Alguien de repente dice algo, una palabra puede ser el disparador tanto como una imagen, una mirada y un personaje. Más importante que eso es la capacidad de asombro del escritor para atrapar lo que le llega con sorpresa, inocencia y sobre todo, curiosidad, la cual permite que se empiece a hilar una maravillosa trama.


"Cuando empiezo un libro, empiezo disciplinada porque si no es así, es imposible que la historia madure. Dejo cosas a la improvisación, claro, porque el camino de una novela es largo y hay cosas que vas descubriendo en el mismo proceso de escritura" Elvira Lindo.

Luego las cosas se ponen más serias. Hay que poner orden. Ahora es el momento de cuidar las simientes de la novela, plantarlas en su mejor espacio, conocerlas, regarlas y facilitar que cada semilla se convierta en un brote fructífero. Es esencial cuidar y vigilar la cantidad de luz, de sombra, agua, proteger las semillas del viento. Y los brotes tienen que hacerse fuertes para crecer en los bosques que les pertenecen. Luego cada uno mostrará sus ramas, sus frutos y sus flores durante el proceso de escritura que es ni más ni menos que su propio proceso de crecimiento, justo cuando es necesario escucharlos para desvelar su música única. Es un momento que muchos llaman improvisación, pero que en realidad es el resultado de un cuidado impecable.

Pueden ser bosques o universos, la idea de algo orgánico que crece y toma sentido como parte de la naturaleza y del cosmos es la más común en la escritura. Y ese universo suele tener un secreto que cada escritor espera trascender en una esencia que alienta toda la novela.


"Yo quería crear un universo... Un universo simbólico. Para explicar que la trama es como una constelación. Todo se mueve alrededor de Sol." Lucía Etxebarría.

Antes de teclear o escribir sobre el papel ha empezado la primera fase del proceso de escritura: la reflexión. Es entonces cuando el escritor se pone a combinar las diferentes piezas del lego, cuando empieza a jugar, cuando decide qué quiere que sientan los lectores y qué técnica le sirve para lograrlo. También va asociando la historia con la trama y cada momento con su protagonista. Esta cita de Lucía Etxebarría de arriba es la que creo que mejor muestra cuál es el papel del escritor en este momento en que juega con la narrativa, con los micro y macro elementos narrativos, para que sus lectores se emocionen y no puedan soltar las páginas. Sin lugar a dudas es un juego complejo, no apto para cualquiera.


"Cuando me siento a escribir es porque la historia ya está.  Solo me queda el incómodo paso de escribirla. Eso tiene que ver con la pasión que te genera algo y la necesidad de comunicarla." Juan Gómez Jurado.

Los escritores no suelen revelar sus secretos de oficio, destilados y aprendidos a lo largo del tiempo. Los hay más generosos y otros, menos. Pero hay algo sobre lo que todos hacen hincapié y es la necesidad de esa primera fase del proceso de escritura de una novela: la reflexión. Antes de ponerse a teclear o escribir, incluso los que afirman que no saben hacia dónde van de forma precisa, todos han reflexionado sobre el rumbo de su protagonista y le han dedicado tiempo y han profundizado hasta dar con las claves sobre las que erigirán sus novelas. Algunos le dan tanta importancia a esta parte que cuando llega el momento de ponerse a narrar ya lo saben todo o casi todo, les basta ponerse a escribir. Muchos encuentran las respuestas a las preguntas importantes de su novela volcando por escrito lo que quieren lograr. Lo único cierto es que esta fase es decisiva, requiere disciplina, constancia y conocimiento técnico exhaustivo.


"No escribo mucho tiempo, pero pienso mucho lo que escribo. Además, soy capaz de aprovechar mucho mis espacios de escritura." Arantza Portabales


Como te venía contando, todo este contenido y el tiempo que le dedico sería inalcanzable sin mis cursos. Así que permíteme este espacio para patrocinarlos. Muchas gracias.





Consejos de escritores sobre la trama de una novela: Rosa Montero, Matilde Asensi, Ray Loriga y Mario Vargas Llosa


La escritura requiere reflexión, esto es esencial, creo que ha quedado bastante claro, ¿verdad? Es la primera fase de la escritura, mucho antes de ponerse a teclear o a dibujar la historia con la pluma o el lápiz. La trama se piensa mucho, es un lego que lo definirá todo. Aún no hay escaleta. Hay personajes que se dirigen hacia una meta que aún ni sospechan enfrentándose a numerosos retos y junto a otros personajes con los que se relacionan de muy variadas maneras. Todos necesitan un marco, un bosque, un trozo del universo y un sol. Todo queda en las paredes y los corchos de los escritores más celebrados o en las notas de sus teléfonos.


"Primero parto de lo que yo llamo el huevecillo, que es la idea nuclear, el germen de todo. Y luego voy anotando lo que se me ocurre… Vas desarrollando la acción, los personajes…  Al final de este periodo ya lo sé todo de la novela, la estructura es muy importante para mí, entonces empiezo a hacer mapas y organigramas y cuadros de la obra en grandes cartulinas de colores: de los personajes, de los ingredientes narrativos, de la organización del material en capítulos… " Rosa Montero

A la estructura se le dedica tiempo, todo el necesario, porque es lo que sostiene toda la novela, es encajar muchas piezas de la historia con los elementos narrativos y la técnica. Y no se tata solamente de cómo articular el rumbo y el camino desde el comienzo hasta el final. Hay que bordar la trama nudo a nudo, hay que tener en cuenta las relaciones entre los personajes, los giros, los puntos de giro, cada bloque narrativo, qué mostrar y qué no, cómo articular los diálogos, cómo dosificar la intriga, cómo colocar cada uno de los elementos que conforman la estructura para que los lectores se transporten a la historia y no la abandonen. Es un momento de pura técnica y matemática narrativa precisa, infinita y mágica.


"Una trama se piensa tomando notas y haciendo cuadros sinópticos, como cuando estudiaba en el instituto. Y tengo una pared de corcho en la que puedo ver gráficamente la estructura, ver a los personajes que se relacionan entre ellos" Matilde Asensi.

La estructura implica engarzar las diferentes piezas y no es la historia, tampoco es la escaleta, insisto. Es la base sobre la que se apoyan la historia o la escaleta. La estructura implica una forma de entender la historia y de verla para hacérsela llegar a los lectores. Por eso es tan crucial. Y la siguiente cita de Mario Vargas Llosa es la mejor de las definiciones que conozco sobre lo que es la estructura, sin lugar a dudas.


"...la estructura de la novela es esa artesanía que sostiene como un todo armónico y viviente las ficciones que nos deslumbran" Mario Vargas Llosa.

Esta fase de reflexión y construcción de la novela no es algo fijo. En cada historia aprenderás algo y comenzarás de cero, porque cada historia necesita un sostén que le pertenece y es propio de forma única.


"... escribir es un proceso complicado porque cada libro tiene un desafío técnico concreto. es decir, se te ocurre una idea y es como construir una casa desde los cimientos, que al final te embebes tanto en el proceso que no te da para mirar a la larga" Ray Loriga.

 La técnica define tu espacio como escritor y permite que la novela exista porque ya no estás escribiendo según te vienen las ideas a la cabeza. Reflexionas y eliges de forma muy consciente. Pones un diálogo concreto para que los lectores conozcan mejor a los personajes, usas una metáfora para que los lectores sientan algo muy específico. Y para este aspecto tan concreto es realmente necesario volver a Mario Vargas Llosa.


"...la técnica, la forma, el discurso, el texto, o como quiera llamársele, es un todo irrompible." Mario Vargas Llosa

Consejos de escritores sobre la importancia de los lectores: Dolores Redondo, Pilar Adón y Elvira Lindo.


Toda la técnica está al servicio del escritor para atrapar a sus lectores, sin quienes no hay novela. No basta en tener una idea ni una historia. La historia es lo que quieres quieres contar. Los lectores son a quienes se la quieres contar. Tu historia no cambiará, pero sí la forma en que la cuentas dependiendo de a qué lectores quieres abrazar. Estarás de acuerdo conmigo que no es lo mismo contarle una historia a alguien de 15 años que a alguien de 65, ¿verdad? Bueno, esto es tan solo un ejemplo de muchos. Se la vas a contar a alguien que no te conoce y quien tiene que entender tus intenciones, de nada sirve que le expliques qué querías decir, tiene que quedar claro en lo que escribes y por cómo lo escribes además de tener ganas de que le cuentes más, divertirse y entender algo que antes no comprendía. Eso solo se logra con técnica y estructura, ya ha quedado más que claro. No hay novela sin lectores. Ellos además completan la novela. Todos los escritores profesionales lo asumen como la más poderosa de las verdades. De ahí que escritoras de estilos y temáticas tan dispares como Dolores Redondo, Pilar Adón y Elvira Lindo coincidan en este punto.


"Los lectores son mi poder y mi red, ellos me sostienen." Dolores Redondo.

"para mí la literatura no es un monólogo, sino que es una conversación continua entre escritor y lector" Pilar Adón.


Consejos de escritores sobre personajes: Jon Arretxe, Soledad Puértolas, Víctor del Árbol, Pilar Adón, Jesús Ferrero y Clara Sánchez


Crear personajes requiere tiempo y entrega, trabajar con nociones básicas e ir más allá de la simple ficha tradicional o de una aplicación. Los personajes requieren especial atención. Al fin y al cabo la novela es personajes y es emoción, dos aspectos codependientes. Los personajes llegan, vienen y se encuentran. Lo más normal es verlos por la calle, en el super y que llamen al timbre de tu puerta si los estás trabajando a fondo y usas las maneras apropiadas para conjurarlos.


"me fui a Lavapiés y a Vallecas a patear calles. Y, de repente, apareció un predicador con dos señoras con carteles y un tío gritando... y me imaginé a Touré por aquí. Y en Lavapiés se me acercó un yonqui con la camiseta del Atlético de Madrid y un sombrero vietnamita, y también  lo convertí en personaje." Jon Arretxe.

Puedes tener el personaje más realista del mundo, pero si es un personaje literario mal trabajado no será creíble. Y en cambio, puedes tener el personaje más disparatado que puedas imaginar, pero muy bien desarrollado y presentado que parecerá aún más real que cualquier persona que conozcas. Eso es la magia de la ficción bien escrita. Tienes que asegurarte que todos y cada uno de los ingredientes de tu historia trabajan juntos por un objetivo principal.


"Cuando empiezo a escribir tengo una idea aproximada de lo que estoy buscando. Y un personaje al que quiero conocer. Un reto. Ya se presiente el final, que no es un desenlace que conlleve una solución, pero sí una especie de luz." Soledad Puértolas.

Hay personajes con mucha fuerza que irás perfilando poco a poco y al hacerlo también descubrirás la novela. Crear personajes es mucho trabajo y también es muy gratificante. Este proceso te mostrará, como una luz que te guía, tu originalidad y todo aquello que solo tú puedes aportar para crear una historia que nadie olvidará. La única manera de conocerlos bien es saborear cada una de sus maneras de hacer los detalles más pequeños. Esto es la forma, el cómo de cada paso que des por este camino que se crea desde un personaje contigo.  Y desde aquí se desprende orgánicamente todo lo demás.


"En tu libro tú eres el protagonista, lo estás creando en tu mente al mezclar tus vivencias con las del escritor. Eres el protagonista, mientras que en una serie o en una película eres un testigo. Además, un libro es un espacio de reflexión, de calma, que se reinventa a cada lectura. Leer es un ejercicio de exploración como ningún otro." Víctor del Árbol.

A medida que un lector se entrega a una historia, todo lo experimenta frase a frase junto al protagonista, con él lucha por lograr su meta y se enfrenta a circunstancias difíciles, situaciones complejas con retos y obstáculos, toma decisiones para su vida y va comprendiendo y cambiando. El lector evoluciona junto al protagonista siempre.  Es absolutamente imprescindible que los personajes crezcan, cambien y progresen desde el principio de la novela hasta el final y que todo eso sea palpable en la lectura para que cada lector también pueda vivir esta experiencia. Los lectores crecen junto al protagonista y los demás personajes siempre. Esto es lo que permite recordar a los personajes literarios porque cuando evolucionan de la mano de los lectores, la vida se comparte y los vuelve inolvidables.


"Cuando estamos escribiendo y estás totalmente metido en tu historia y entregada a tus personajes, enamorada de tus personajes, de repente hay algo en tu cabeza que hace clic, y dice: ¿Y tus padres, y tus hermanos, y tu familia, y tus amigos, y la realidad, y tu pareja?" Pilar Adón.

Con la cita anterior de Pilar Adón volvemos a las primeras líneas de esta sección, a los personajes de la realidad y a los personajes reales que encierran dentro de ti y de ellos mismos muchos aspectos de la vida que solo tú como escritor o escritora puedes nombrar. Pero ojo, ¿hasta qué punto estás dispuesto a que te lleven a su mundo? El proceso de escritura es mucho más complejo de lo que muchos imaginan.


"La atmósfera debe servir para dar más relieve a la acción y a los personajes, pero nunca se los puede comer" Jesús Ferrero.

Los personajes nunca se mueven en el vacío. Existen siempre en un tiempo y un espacio muy determinados. Sus circunstancias los perfilan y les permiten actuar de una manera muy concreta. El escenario es fundamental y arropa al personaje como sus circunstancias. Un mismo personajes en escenarios diferentes nos conducen a novelas muy distintas.


"Para mí el espacio es fundamental a la hora de contar una historia, es loq ue forma parte de ellos mismos porque les hace sentir las cosas de una manera determinada y ver la vida desde ahí" Clara Sánchez.

Consejos de escritores sobre la emoción: Manuel Rivas, Care Santos, Almudena Grandes, Alicia Gimenez Bartlett, Carme Chaparro



"... los animales, las plantas, los seres de la imaginación... Todo forma parte de la realidad. Escribir también es también desafiar la noción convencional de realidad. Aunque siempre hay gente que se resiste mucho a esa suspensión de la incredulidad, a ese realismo orillero, a lo que yo llamo irónicamente punkismo mágico." Manuel Rivas.

Esa realidad es narrativa y por lo tanto solo el autor le da el significado que necesita tener para sus personajes. La realidad del autor y la de la novela se fusionan en una trascendencia que va más allá de ambos. Se trasuntan. El escritor mira desde esa frontera que relata. Allí nace y reside su voz narrativa, reflejo de su originalidad. Desde la realidad gritas algo, entretienes intelectualmente y lo más importante: emocionas


"Sin emoción nada es poisble en literatura. Pero quizás hay algo más: las novelas deben hablar de aquello de lo que no habla nadie, de aquello que nos asusta, de aquello a los que la sociedad le vuelve la espalda." Care Santos.


"La literatura es el territorio de la emoción. Yo solo le pido a un libro que me emociones." Almudena Grandes

La búsqueda de la emoción es una constante en la historia de la literatura, al fin y al cabo se trata de un entretenimiento intelectual para muy diferentes tipos de lectores, se trate del género que se trate y del tipo de lector que sea, emocionar no es solo una preocupación constante, es una ocupación primordial que se conquista palabra a palabra y con imágenes significativas.


"Actualmente los lectores buscan en la literatura elementos que evadan las etiquetas, que los inquieten, las emocionen o que de alguna manera enriquezca lo que los rodea y aumente su captación, su apreciación de la realidad." Julio Cortázar.

Y para provocar emoción con la palabra, antes es realmente necesario conocerse muy bien para luego volcarse sobre la novela. Como puedes apreciar, los autores que mencionan las emociones como una parte esencial de su escritura son muy variados, de momentos muy diferentes y estilos muy dispares como cada uno de los que cito en esta sección: Manuel Rivas, Care Santos, Almudena Grandes, Cortázar, Alicia Giménez Bartlett y Carme Chaparro. Y son solo una muestra, escritores muy distintos que reivindican el rol fundamental de la emoción en la novela porque se trata de algo esencial para todos de forma absoluta.





Consejos de escritores sobre el estilo: Gabriel García Márquez, Jesús Carrasco, Rafael Chirbes, Lydia Vázquez, Maruja Torres, Fernando Aramburu, Javier Marías, Isabel Allende y Antonio Muñoz Molina


Bosque, realidad, universo y música se unen y así se va definiendo también el estilo. Tu estilo es tu forma de narrar, va más allá de la estructura, depende del lenguaje, de cada palabra que eliges, de cómo son tus frases, de tu forma de mostrar, de los diálogos, del tono y del ritmo. Tu estilo es tu música con el lenguaje, tu paso a paso palabra a palabra, tu caminar por la historia. Tu estilo te define y es tu manera de hablarle a tus lectores. Es un aspecto natural de tu narrativa y a la vez es lo que requiere mayor precisión y trabajo, lo conseguirás en la tercera fase del proceso de escritura, durante la revisión. En entonces cuando eres orfebre de palabras. Estilo, palabra, mirada.


"Un buen escritor es la mirada, la originalidad, la fidelidad a los datos, la honestidad, el estilo cuidado y maleable, la voluntad de entrar en una conversación con las grandes obras de la literautura: el decir algo nuevo y decirlo bien y de una forma nueva." Gabriel García Márquez.


Los autores suelen ocuparse mucho del lenguaje porque son las partículas mínimas del universo al que te invitan, son como los ladrillos de una casa, la sostienen. no se trata de corrección gramatical solamente, se trata de algo mucho más complejo: capacidad de expresar con el lenguaje. Se impulsan con retos de estilo de planteamiento, visión, narradores y palabras porque siempre están buscando la manera de superarse.


"... cada palabra está cargada de muchos sentidos, cuenta con varias capas y se tiene que entender todas esas capas para registrarlas en castellano" Lydia Vázquez.

En el estilo cuenta tu voz narrativa y la forma en que la expresas. Por eso el lenguaje es tan importante es un vehículo para emocionar a los lectores y es tu reflejo a lo largo de la novela. No se trata de tu capacidad de ser correcto sino de expresarte, lo repito una vez más, y de tal manera que un punto o una coma o el tiempo verbal puede cambiar el ritmo.


"... el impulso de la prosa está en el ritmo de la puntuación, en la música, que es muy importante. El lenguaje por sí mismo no es nada si no es contenedor de cosas, pero tienes que jugar con ese contenedor, cómo lo distribuyes. El ritmo de un libro es muy importante, su respiración, la tensión." Rafael Chirbes.

Es muy común que los escritores busquen maneras de desarrollar su estilo. Es una búsqueda no solo de narradores sino de frases y palabras, donde cada una de ellas cuenta y tiene un peso muy específico, donde cada tiempo verbal significa algo muy preciso y la puntuación tiene un significado portentoso nada arbitrario.


"En todo el libro no hay una sola frase con más de un verbo. Esto supuso un considerable trabajo, no es fácil escribir así. He probado hablar a solas con frases de un solo verbo y al minuto ya me equivocaba. Pero me alegro mucho cuando alguien me dice que el libro se lee muy fácilmente."  Fernando Aramburu.

El estilo implica una búsqueda de simplicidad, aunque no siempre. Sobre todo si eres autor novel, para evitarte rupturas de tono, ve a la forma más simple. Siempre. Y apunta hacia la complejidad con significado y no a la comodidad. Desear un estilo desarrollado es buscar la forma que abraza el significado de forma más pura.


"Escribe como hablas. Si puedes decir jarrón, no digas búcaro." Maruja Torres.


"Para mí, escribir libros significa que en cualquier punto, tal vez en una sola página, en alguna frase, pueden causar el reconocimiento de algo de verdad por parte del lector, y en consecuencia, una emoción." Javier Marías.

Al fin y al cabo la búsqueda del estilo a través de la palabra no es ni más ni menos que nombrar la verdad. Escribes para arroparla y el estilo es tu conquista más sublime. No se puede desvincular la palabra de la verdad y la simplicidad. Ahora bien, el estilo normalmente se perfila en la revisión. La revisión no es una parte separada de la escritura, es tan decisiva como la reflexión y el acto de estar escribiendo y narrando.


"Investigo, reviso, corrijo y edito hasta el cansancio" Isabel Allende.




Y aquí llega el final de nuestro recorrido, de momento. Quedan muchos autores por mencionar, sin lugar a dudas. Mi intención ha sido establecer un recorrido por los aspectos más determinantes de la construcción de una novela. Y espero que te sirvan tanto de apoyo como de reflexión para tu escritura.






328 visualizaciones

Comments


bottom of page