top of page

El tema de tu novela en 7 pasos


Para desarrollarlo cuando no tienes ni idea solo necesitas 7 pasos. Y si ya lo conoces, solo 5 pasos. El tema de tu novela te da muchas ventajas: personajes fuertes, conflictos llamativos, personajes que evolucionan de forma natural y coherente, alcance universal. Aquí tienes el índice de este artículo:


¿Por qué es tan importante el tema de tu novela?

¿Qué es el tema de tu novela?

Cómo desarrollar el tema de tu novela en 5 pasos, si ya lo tienes claro

Cómo definir el tema de tu novela en 7 pasos, si no lo tienes tan claro

¿Qué problemas pueden surgir al desarrollar el tema de tu novela en 7 pasos?

Un par de consejos para desarrollar el tema de tu novela



¿Por qué es tan importante el tema de tu novela?


Básicamente porque cada uno de tus personajes encarnan ese tema principal. Y luego necesitas que unos personajes asuman una postura y otros, la contraria. Una trama sólida implica que explores los temas de tu novela y lo que quieres mostrar. El protagonista y el antagonista necesitan crecer y evolucionar durante la novela a partir de ese tema de tu novela. Y al final lo que han aprendido está muy relacionado con tu tema. Las relaciones entre los personajes dependen de cómo se conectan unas ideas con las otras y a su vez ellas depende del tema de tu novela. Cada personaje cambia de una determinada manera por una determinada razón y a causa de unos hechos específicos y cada uno de estos factores está determinado por el tema de tu novela. Todo esto es lo que genera la pasión de un personaje por un tema y una idea. Por eso es tan importante tenerlo en cuenta.

Al final de la historia, algunos personajes crecen para bien y otros para mal, algunos como el protagonista que alcanzará el tema de tu novela y otros que Irán en sentido contrario y todo esto marca la evolución de los personajes. Al final del libro tu protagonista tiene que abrazar toda su esencia, habrá superado la idea inicial y habrá alcanzado el tema de tu novela, habrá aprendido lo que era necesario para tomar las decisiones que le han cambiado y le han permitido llegar hasta el final, precisamente para encarnar el gran tema de tu novela.

El tema de tu novela te permite que te vayas metiendo en tu historia paso a paso y buscando cada vez un nivel más profundo y más significativo. Solo de esta manera podrás profundizar en las evoluciones de los personajes de forma universal más allá de ti. Y aquí justamente está la clave que permitirá que tu novela llegue a muchos lectores.

Es también importante que estés abierto a explorar. Te aseguro que serás la primera persona sorprendida. Todo esto te ayuda a salir de ti, a profundizar a encontrar ideas muy nutritivas. Todas y cada una estarán enlazadas al tema de tu novela y por lo tanto, la historia se mantendrá coherente y no te perderás. ya lo ves, el tema de tu novela es una única palabra con un poder enorme.


¿Qué es el tema de tu novela?

Antes de ir más allá, aclaremos la terminología. Imaginemos que tienes una idea, se te ha ocurrido que una mujer vuelve al pueblo donde creció. Esto por sí mismo no dice mucho en narrativa y es un lugar común. Entonces, ¿cómo puedes diferenciarte? Pues precisamente sabiendo que hay por detrás de ese viaje. Sí, efectivamente, se trata del tema de tu novela. Pueden ser mucho temas: amor, venganza, pérdida, justicia, identidad, destino, etc., la lista es enorme. Solo uno de ellos te sirve como tema central de tu novela si no quieres que la historia dé palos de ciego en todas direcciones y que sea tan superficial que no aporta nada, ni tan siquiera una buena historia. La historia es todo lo que le va a pasar a tu protagonista al detalle página a página, capítulo a capítulo en tu novela. Y esa historia tiene un esqueleto, que es precisamente la trama.

Si lo miramos desde otro ángulo, resulta que el tema de tu novela inspira la trama que contiene las claves de la historia. Ya tenemos las ideas claras, vamos a ver dos opciones:

  1. Cómo desarrollar el tema de tu novela en 5 pasos, si ya lo tienes claro.

  2. Cómo trazar el tema de tu novela en 7 pasos, si no lo tienes tan claro.

 

Pero antes, necesito presentarte mi trabajo, porque es justamente lo que permite todo el material gratuito que ofrezco tanto en este blog, en mi boletín como en la sección de Aprender Gratis.


Permíteme compartir contigo el Club de Lecturas de Autor. Acabamos de empezar el día 16/11/23 y ya en la primera semana hemos tocado estos tres temazos:

¿Cómo se plantea un comienzo de novela efectivo?

¿Cómo es la estructura de un comienzo claro?

¿Cómo se interrelacionan los narradores en 1ª, 2ª y 3ª persona?




 

Cómo desarrollar el tema de tu novela en 5 pasos, si ya lo tienes claro

Puede ayudarte a hacer una lluvia de ideas y un mapa mental sobre el tema precisamente para explorarlo. Vamos a ver cómo puedes desarrollar el tema de tu novela paso a paso cuando ya lo sabes.

  1. Toma el tema y haz una larga lluvia de ideas. Hazlo sin pensar mucho, escribe de forma automática, escríbelo todo, absolutamente todo lo que se te ocurra a partir del tema de tu novela, es la semilla de tu historia.

  2. Después que tienes todas tus posibilidades planteadas, elige las que más te interesan que es lo mismo que decir que apartes las que no te gustan. Tal cual, aquí el gusto es un argumento de mucho peso aunque te parezca sumamente inocente.

  3. Ahora la lista se ha reducido, el tema de tu novela te ha dado varias ideas potentes que te gustan.

  4. A continuación plantéate qué personajes podrían encarnar cada aspecto o posibilidades del tema de tu novela. Ahora es muy importante que tengas buenas razones. No dejes de preguntarte por qué un personaje determinado defiende un aspecto del tema en concreto. un personaje no lo abarca todo. Cada personaje abraza unas ideas por determinadas razones muy concretas que tienen raíces en su historia personal.

  5. Y ahora ya puedes descubrir la biografía de tu personaje, cómo otro con otra idea se le opone, de dónde nacen los conflictos.


Todos los personajes y de forma muy especial el protagonista y el antagonista se crean de forma natural y orgánica en torno al tema de la novela. El corazón de cada personaje late con este tema porque siempre la pasión está en el ADN en la sangre de los grandes personajes. En su pasado tienen que haber hechos que determinen sus creencias y que defiendan un tema de una manera o de otra. Y esto es parte de crear conflictos. Un personaje que se entusiasma por algo luchará por ello y a partir de ahí pueden generarse grandes conflictos interesantes. De lo contrario no habrá acción y la novela no avanzará. Como ves, todo depende del tema de tu novela si quieres explorar muchos espacios.


Cómo definir el tema de tu novela en 7 pasos, si no lo tienes tan claro

Vamos a descubrir y definir el tema de tu novela de manera que además te permita ver cómo se organiza todo. Empezarás por la idea principal e irás desgranando todo hacia las ideas secundarias. De esta manera obtienes una visión muy global de todo lo que quieres hacer. Te quedará algo similar a lo que te muestro en este diagrama a continuación con la salvedad de que de cada emoción y de cada porqué salen varias líneas:


Diagrama desde el tema o idea inicial de la novela que se ramifica en emociones y luego en porqués para encontrar las ideas fundamentales del tema de tu novela
El tema de tu novela en 7 pasos

Para descubrir el tema de tu novela en 7 pasos, partimos de tu idea inicial.


  1. Coloca tu idea en el medio de una página.

Ejemplo: Pongamos, por ejemplo, que la idea inicial de tu novela es que una mujer que está estancada en su vida vuelve al lugar donde nació y creció, que no visitaba desde hacía treinta años. Allí asesinan a quien fuera la causante de su marcha. Gracias a esto su vida dará un vuelco insospechado y encontrará su destino.


2. Necesitas hacerte preguntas, no de cualquier tipo, sino las que te darán las respuestas esenciales para la historia. Esto se articula a través de las emociones. Empieza por todas las preguntas relacionadas con las emociones de ese momento. De la idea inicial surgen líneas, cada una para una emoción

Ejemplos:

¿A qué le tiene miedo esta mujer?

¿Qué le provoca tristeza de todo esto?

¿Qué la hace sufrir?

¿Qué resquicio de alegría se cuela por todo esto?

¿Qué le da asco?

¿Qué enciende su rabia?


3. Has ido contestando a las preguntas de las emociones y ya tienes unas cuántas respuestas. Ahora pregunta por el porqué, por qué siente lo que siente.

Ejemplo:

volvamos a la primera pregunta: ¿A qué le tiene miedo esta mujer?

Podemos imaginar que la respuesta es: le tiene miedo a un secreto del pasado.

¿Por qué? Ella le robó algo importante a su enemiga y siente tal vergüenza y culpa que nunca lo ha confesado.

Aquí ya tenemos un tema acerca de ser capaz de ser uno mismo y enfrentarse a las consecuencias de sus actos sin vergüenza y con valentía. El tema de esta novela sería ser uno mismo.

Otro ejemplo:

volvemos a la primera pregunta: ¿A qué le tiene miedo esta mujer?

La antagonista sabía que iba a morir y ha dejado una nota culpando a la mujer protagonista (la que ha vuelto) aunque no tuviera nada que ver con la muerte de la antagonista.

¿Por qué ha pasado esto? La antagonista nunca ha superado que esta mujer se marchara a un futuro mejor. Aquí tenemos el tema de la venganza.

Un ejemplo más:

volvemos a la primera pregunta: ¿A qué le tiene miedo esta mujer?

La antagonista ha dejado una carta culpando a la que regresa de su muerte. Ya sabemos que la envidiaba y quería venganza. Pero no ha habido tal futuro mejor para la protagonista que necesita volver a su pueblo para conectar de nuevo con sus raíces y el sentido de la vida que ha perdido. Aquí hay una injusticia, con que que hemos dado con el tema de la novela, precisamente: injusticia


4. Haz tus listas con las respuestas de las emociones y cada porqué. No te quedes corto. Es realmente importante que hayas explorado muchas posibilidades para dar con algo realmente interesante y no con lo primero que se te ocurra. El tema de tu novela requiere toda esta búsqueda, reflexión y calma. El tema de tu novela quiere ser paladeado y revelarse en sus sabores poco a poco.


5. Ya tienes todas las respuestas a las emociones y todos los porqués. Has alcanzado diferentes temas de tu novela, todos son posibles. Ya está. Has llegado al final de esta parte del camino Una vez que tienes los porqués, vamos a pasar al dolor de esta protagonista. Y pregúntate sobre todas las posibilidades para que esto duela incluso más a la protagonista y a su antagonista. Simplemente haz una lluvia de ideas, una lista de todo lo que se te ocurra. Deja que tu creatividad vuele libre no juzgues nada y no censures ninguna idea que se te ocurra. Durante este proceso es importante que dejes las ideas un poco tontas porque son las que te permitirán ir más a fondo y explorar mejor hasta llegar a las ideas que son verdaderamente grandiosas.


6. Al final llega el momento de elegir. ¿Cómo hacerlo? Muy sencillo, mucho más de lo que imaginas. Simplemente elige las que te gustan más. Sí, eso es lo que vale ahora. Es una llamada interior, escúchala, escucha lo que te encanta.


7. ¿Y si no hay nada que te encanta? ¿NI un tema para tu novela? Pues sigue expandiendo con más líneas. O deja de racionalizar tanto. Estás creando, aquí la racionalización bloquea los caminos.


¿Qué problemas pueden surgir al desarrollar el tema de tu novela en 7 pasos?


Vamos a prever las dificultades de los principiantes, de los racionales y de los que simplemente se equivocan, lo cual en creatividad se considera muy positivo, créeme. Presta atención a cómo te puedes desviar el camino de desarrollar el tema de tu novela. Si sigues los pasos y vas poco a poco, sin mezclar cuestiones ni correr, no tendrás problemas, te lo aseguro. Pero si los hubiera, suelen suceder de cuatro maneras:

  1. Hay demasiadas ideas en el primer nivel de las emociones y el tema de tu novela se pierde. Una vez que tengas todo lo que se te ocurre ya puedes elegir lo que sea más potente, algo que a ti te impacte. No, no es momento de pensar en los lectores, estás desgranando ideas, no es el momento de incluirlos todavía.

  2. Hay pocos niveles y el tema de tu novela queda desequilibrado. Cuando se incluyen pocos niveles, a menudo se colocan en el mismo nivel informaciones muy diferentes. Lo que estás haciendo es igualar cada nivel y de momento no lo necesitas porque estás descubriendo diferentes niveles, no diferentes informaciones e ideas.. En cambio, el esfuerzo que haces para trazar muchos niveles te obliga indirectamente a dar relevancia a lo más importante. Vamos de lo más general a lo más particular y eso te ayudará a ver mejor tu novela y su potencial.

  3. Juntar emociones y porqués sin que exista entre ellas una relación de asociación, el tema de tu novela no se entiende. A veces se colocan ideas en una ramificación a pesar de que no tienen ninguna relación de asociación con la idea dominante. Verifica que siempre cada paso tiene relación con la idea inicial que está en el centro.

  4. Hacer ramas «pobres» y ramas muy «ricas», una vez más el tema de tu novela se queda cojo, descompensado. A veces el mapa se desarrolla mucho para unas categorías y muy poco otras. Céntrate, sigue los pasos. A menudo las ramas «pobres» son en realidad poco generales y potentes, y habría que colocarlas en un primer plano.

Un par de consejos para desarrollar el tema de tu novela

  • No corras, tómate tu tiempo. Este trabajo requiere que estés relajado para que las Musas se comuniquen contigo y para que escuches tu intuición. El tema de tu novela se desarrollará como un gran árbol y de forma muy natural.

  • Toma nota de todo, no descartes nada para luego elegir lo mejor. El tema de tu novela es como un diamante entre mucho carbón, si no sale el carbón, no saldrá el tema de tu novela.

  • Si no se te ocurre nada, en el peor de los casos, no machaques ni insistas, es lo más contraindicado que puedes hacer en esta parte de la creación literaria. El tema de tu novela no debe ser un parto doloroso. Vete a dar un paseo, muévete. Si estás estancado, siempre muévete.

  • Sigue los pasos que te sugiero. No surgen de la nada. Me han funcionado durante 16 años de mis 18 años de carrera editorial con autores muy diferentes. El tema de tu novela así lo requiere. Ten paciencia. Avanza con mimo, estás creando un nuevo universo. La reflexión requiere su tiempo.

  • Cuando no sabes qué tema de tu novela elegir, te asaltan las dudas existenciales de escritor, déjalo todo para el día siguiente. Darse espacio en la escritura es fundamental, como si obtuvieras oxígeno para respirar mejor y sin lugar a dudas tu escritura será más ligera y encontrarás el tema de tu novela.

  • Y si nada de esto funciona, contáctame por Twitter o déjame un comentario aquí abajo y te contestaré lo antes posible. Suelo ser bastante rápida a menos que el tema de tu novela se convierta en un meteorito y me persiga. ;-))





102 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page