top of page

3 claves para arcos dramáticos de personajes literarios

Actualizado: 18 ene

Tienes la vida de tu protagonista en tus manos. Y la de tus lectores también. Bien sabes que necesitas que el corazón de tu protagonista se rompa si quieres atrapar el corazón de tus lectores. Es fundamental. De lo contrario, no hay historia. Todo depende de su corazón, no del tuyo. Toma su corazón palpitante, siente su latir en las palmas de tus manos. Te mira con amor, pidiéndote clemencia. Tu novela depende de los personajes y del arco dramático, que es lo mismo que su evolución y su crecimiento.


¿Cómo hacer un arco de personaje? Necesitas 3 consideraciones básicas, las que vamos a tratar a continuación.


1. El eje central del arco dramático

2. El baile entre el protagonista y el antagonista

3. El conflicto da vida al arco dramático. Un ejemplo práctico

Cada pieza encaja para construir el arco dramático

Conclusiones


1. El eje central del arco dramático

Si quieres que tu novela soporte mucho más de lo que crees, no puedes perder de vista su eje central. En ese eje central está ubicado el cauce central, las peripecias de tu protagonista. Eso es la columna vertebral de la trama. Y es la que marca la evolución del protagonista y su arco dramático. ¿Y en qué consiste? Pues, en empujar y empujar al protagonista para que esté en riesgo de perder todo lo más valora mientras lo retamos a que consiga su meta final. Ahora bien, no se empuja de cualquier manera. ¿Cómo se consigue? Se hace gradualmente, de forma coherente y creíble. Y es así como el protagonista vive un arco de transformación y los lectores crecen con él.


¿Qué? Empujar y empujar al protagonista para que esté en riesgo de perderse todo lo más valora. 
¿Cómo? Se hace gradualmente, de forma coherente y creíble.

Así que vamos a verificarlo. Por eso me gustaría que contestaras a dos preguntas clave sobre el arco dramático. Piensa en una trama lineal y clásica de comienzo, nudo y desenlace:

  1. ¿El protagonista corre el riesgo más grave de la novela al principio?

  2. ¿El protagonista corre el riesgo más grave de la novela al final?


La respuesta rotunda, como un rayo divino es:

NO. No, no, no, no, no, no, no, no, no, no. De ninguna de las maneras.






Eso solo ocurre en el desarrollo y el clímax.






2. El baile entre el protagonista y el antagonista

Volvamos a los personajes. Es imprescindible pensar sobre el conflicto en la historia y en todas las variadas maneras que se puede amenazar la vida del protagonista para que todo se le ponga al revés, siempre de forma lógica con la trama y el recorrido del personaje. Es ahora cuando necesitas reflexionar mucho y tomar las decisiones más naturales. Si fueras el arco dramático, la transformación no es creíble. Así que ahórrate los hospitales, los accidentes y las muertes repentinas, no son creíbles y además rompen el arco de transformación natural del protagonista.