top of page

Cómo empezar una historia

Actualizado: 18 ene

El comienzo de una novela representa el 10-15% de la historia. Es la puerta de entrada a un universo, el que un autor ha creado y al que invita a recorrer de la mano de su protagonista. Cómo construirlo es un paso esencial y para que resulte eficaz hemos de fijarnos en tan solo tres elementos. Si cada pieza narrativa encaja, los lectores se sentirán atrapados por la aventura que el autor promete y que tendrán ganas de vivir. Te presentaré sus partes y cómo empezar con ejercicios y respuestas.


El comienzo determina que un lector tenga ganas de leer ese libro y es el principio fundamental del interés de un editor. 

Vamos a tratar este tema a lo largo de los siguientes puntos:

Comenzar una historia

Cómo empezar una historia: 3 elementos

Cómo empezar una historia: 3 comienzos

Cómo empezar una historia: análisis de ejemplos

Para saber más sobre cómo empezar una historia


Comenzar una historia

Ha de ser muy clara y contener una promesa junto a alguien, el protagonista, que nos resulta simpático y empático, lo cual nada tiene que ver con que sea bueno o malo, es una cuestión ligada a su humanidad, no a su moralidad. Esa promesa es clara, está delineada y bien perfilada a través del conflicto. Esto es nada más ni nada menos que la premisa inicial. Todo empieza con el momento en que al protagonista le sucede algo que se resolverá a través del desarrollo hasta el final de la historia.

El conflicto es el reto que está viviendo el protagonista y ya en la primera página lo conocemos bien, lo suficiente como para querer acompañarle y ver cómo puede resolverlo. No es un familiar, ni pareja ni nada nuestro, pero hay algo en ese personaje que nos empuja acompañarle sin poder evitarlo, nos resulta familiar y el autor nos impulsa a desearle la mejor de las suertes.

Todos estos factores son los que determinan que un autor pueda seducir y secuestrar a sus lectores cuando la historia empieza. Esto ha de ocurrir obligatoriamente en la primera página o página y media de un texto original escrito en times new roman 12 a un espacio de 1,5.


Cómo empezar una historia: 3 elementos

La estructura más básica de un buen comienzo es muy simple. Y sin embargo, difícil de encontrar en la gran mayoría de manuscritos. Si quieres saber cómo empezar una historia, necesitas tener en cuenta las 3 partes que la articulan:


A. ¿Cuándo y dónde? Un lugar y una fecha en un ambiente.

No es lo mismo que te rompan el corazón en Navidades que en las fiestas del pueblo o en la soledad de la montaña en otoño en medio de la neblina. Tu historia no sucede en un momento cualquiera. Tu historia arranca en un lugar, un momento y un clima muy concretos que la visten. Un ambiente confuso permite divagaciones que estarían fuera de lugar en un día diáfano; una noche fría y helada da pie a un miedo muy diferente al de la fiesta ruidosa de un pueblo.


B. ¿Quién? El protagonista.

Aquí es cuando aparece el protagonista, el compañero de aventuras de los lectores. Si nos da la sensación de que nos necesita, de que lo conocemos, simpatizamos y empatizamos, entonces nos vamos hasta el mismo infierno con nuestro amigo, lo cual no depende de que sea una buena o mala persona sino de su humanidad, la que comunicarás en apenas un párrafo. Cada conflicto necesita un protagonista concreto. La verdad incierta nos pide un protagonista confuso, los crímenes atroces reclaman personajes decididos. El protagonista se presenta en el momento del conflicto, en el aquí y ahora.


C. ¿Qué? ¿Qué pasa? El conflicto.

La historia no empieza si no hay un conflicto. Se trata del desafío del protagonista y lo que nos impulsa a querer ayudarle y vivir su aventura porque nos habla de algo humano y esencial que compartimos. Si el protagonista tiene un día normal o tenemos que asistir a toda su historia antes del momento crucial en que se pone en marcha la historia nos vamos a aburrir. El conflicto es un reto que pone a prueba al protagonista para que los lectores le conozcan mejor. Si es un niño huérfano a quien espera un gran destino, nos vale. Pero si es un niño huérfano que nos cuenta cómo se ha quedado huérfano, lo que sufre y todo lo que no puede hacer, no hay promesa de nada más que de aburrimiento mortal. Encontramos al protagonista en un momento decisivo, en medio de un conflicto. El conflicto permite que el protagonista nos interese y que nos dé curiosidad. ¿Qué hará ese niño pequeño ante un destino tan grande?


Permíteme que te presente algo realmente importante para mí. Mi curso de novela con las herramientas básicas para escribir una novela. Tres meses, solo para 10 participantes, tutorías individuales. Construye tu novela es un curso muy práctico enfocado a que te pongas a escribir ya mismo con las dudas que te enriquecen, no las que te bloquean o que te dan la sensación de que te pierdes.





Cómo empezar una historia: 3 comienzos

Fíjate en la primera página de los siguientes libros que utilizaremos como ejemplos. Son los títulos más vendidos en 2020. Los ejemplos 1 y 3 pertenecen a la narrativa generalista; el ejemplo 2, a la literatura. Son tres libros que permiten descubrir algunas de las variantes de estilo posibles. Te facilito el enlace en Amazon para que puedas leer el comienzo allí con la ventaja del "Echa un vistazo", analizarlo y comprobar tus respuestas.

1. El silencio de la ciudad blanca, de Eva García Sáenz de Urturi, a partir del capítulo I “La catedral”, lo de antes