• Jimena Fer Libro

Cómo escribir una novela paso a paso

Actualizado: 13 ago

Escribir una novela en 5, 10 o 20 pasos es lo de menos. No te ayuda. Te interesan los tipos de pasos. No hay recetas mágicas, solo patrones. Lo realmente importante es que conozcas los pasos y los uses según los vas necesitando. Te los presento a continuación, uno a uno y con alternativas posibles.


¿Cómo empezar a escribir una novela? Cada escritor tiene una manera de organizar una historia y de dar con lo que necesita. Puedes empezar desde la idea o desde el personaje. A continuación te presento un esquema para escribir paso a paso que se adapta a ti y es flexible. Por eso mismo mencionaré pasos con un número, simplemente para facilitar el orden, pero también mencionaré si puedes planificar tu novela de otra manera y marcaré aquellos pasos que son esenciales porque te ayudan a construir la novela a tu ritmo y a tu manera. Cada autor escribe de una manera. Mientras tengas muy claro lo que es imprescindible para tu proceso de escritura, podrás elegir mejor.


IMPORTANTE

Esta es una entrada del blog que te da las claves para escribir una novela. hay que desentrañar mucho. No lo leas todo de un tirón. La información está presentada para que puedas ir trabajando con todo esto por tu cuenta.


Pasos para escribir una novela

Paso 0: antes de empezar a escribir una novela

Paso 1: cazar la idea de la novela

Paso 2: una gran idea para una gran novela

Paso 3: identificar el protagonista de tu novela

Paso 4: definir y perfilar el protagonista

Paso 5: desarrollar y profundizar los personajes

Paso 6: el narrador, ¿quién cuenta toda tu historia?

Paso 7: ver el camino de tu novela, la visión global

Paso 8: empezar a construir tu novela, la estructura, el comienzo y el final

Paso 9: encajar la trama, la estructura y el desarrollo en tu novela

Paso 10: encajar la trama y las subtramas

Paso 11: definir los tramos de la estructura, los capítulos

Paso 12: establecer lo esencial en el recorrido de la trama, las escenas

Conclusiones a tener en cuenta al crear tu novela


0. Antes de empezar a escribir una novela

Ahora estás recopilando los ingredientes fundamentales para sentarte a escribir tu novela. Puede que creas que organizar la trama es perder el tiempo, pero te aseguro que tenerlo todo tan claro, te ayudará a no perderte ni bloquearte. Cada paso para una novela te acerca al momento en que te pondrás a escribir, cuando realmente empiezas la maratón. Estar preparado y con músculos fuertes, te ayudará a llegar al final con garantías. La maratón es larga, en algún momento necesitarás dar alguna vuelta para llegar allí donde necesitas llegar, puede que necesites detenerte para descubrir algo nuevo, puede que necesites respirar profundamente para llegar hasta el final. Pero no perderás el camino, que es de lo que se trata.

Te lo explico con un ejemplo. Imagina que quieres hacer un viaje hasta Tokyo. Ese es tu objetivo. ¿Pero cómo lo harás? ¿Qué necesitas? ¿De cuánto tiempo dispones? Puedes planificar el medio de transporte teniendo en cuenta tus gustos, tu tiempo, si vas solo o en compañía, de las personas que se embarcan en el viaje contigo, de las que quieres encontrar, etc.. Nada de eso le quita encanto, todo lo contrario, si sabes dónde vas y qué ruta sigues, podrás incluso dedicar tiempo a perderte allí donde te apetece hacerlo. Escribir una novela es una experiencia bastante similar, cada paso que das te acerca a tu objetivo final y no acabarás en cualquier otro lugar ni bloqueado en medio de tu proceso de escritura sin remedio porque no pierdes de vista tu camino.


Imaginemos que empiezas a escribir desde cero. Un día sientes esta certeza íntima: ¡Quiero escribir una novela!


1. Escribir una novela paso a paso: cazar la idea

Hay algo que quieres gritar al mundo en estos momentos. Esa es la idea matriz de tu novela. O tal vez hay varias, pero una de ellas te preocupa más. La idea te ha venido, la has sentido, está dentro de ti dando vueltas. Se convierte en una necesidad. Hablas de esto con más de una persona o en soledad contigo mismo durante cierto tiempo. Esta idea está presente, te abraza o te persigue, te ocupa.


También puede suceder que quieres escribir y no sabes de qué. Tienes muchas ganas, pero te quedas bloqueado. Hay algo que te importa, algo que te está llamando. Esta chispa inicial de la novela se enciende con aquello que te preocupa porque si no fuera así, no importaría. Y si no te importa, ¿para qué ponerse a escribir sobre eso?


Pero puede ser que no se te ocurra nada, entonces hay preguntas que puedes hacerte en este momento y que te ayudarán a ir al encuentro de tus ideas:

  1. ¿Qué es eso que yo veo y nadie parece ver y que quiero gritar a los cuatro vientos?

  2. ¿Qué me preocupa desde hace tiempo?

  3. ¿De qué tratan el 90% de los libros que leo?

  4. ¿Cuáles son mis obsesiones a las que no le dan importancia?

  5. ¿Qué tres cosas me encanta hacer?

  6. Gano la lotería, no tengo preocupaciones de trabajo y puedo escribir lo que me dé la gana, ¿sobre qué escribiría?

Para escribir una novela no necesitas muchas ideas, solo una. Así que si tu caso es opuesto al anterior y tienes muchas ideas y no te decides por ninguna, las preguntas que puedes hacerte son diferentes. Las respuestas pueden orientarte a las siguientes preguntas y te ayudarán a que te orientes.

  1. Si me quitara todas esas ideas, ¿hay una sin la cual me sentiría mal o que me falta algo?

  2. Si miro el mundo a través de estas ideas, ¿cuál le da más sentido?

  3. Si me miro a mí mismo a través de esas ideas, ¿cuál me explica mejor o peor?

  4. Escribe una lista de tus ideas. ¿Cuál es la menos importante de estas ideas hoy? ¿Y luego, cuál? ¿Y después, cuál otra? Hasta ir descartando una tras otra y te quedas solo con una de ellas.

EJEMPLO:

Pongamos que la idea inicial es la enfermedad, la enfermedad de una persona que quieres. Es una enfermedad incapacitante. Vamos a desarrollar esta idea para una novela en el siguiente paso.

2. Escribir una novela paso a paso: una gran idea

Hay ideas de todos los colores y gustos. Ten en cuenta que la novela no es vida. La novela es vida elevada. La idea inicial necesita ser llamativa e interesante narrativamente hablando. Así que si la idea es un balón de fútbol vamos a darle un puntapié que lo haga alcanzar las estrellas y las nubes.

Para elevar una idea, tienes que jugar. Vas a hacer lo siguiente: te vas a imaginar tu idea en diferentes circunstancias mientras te haces la pregunta: “¿Y si...?”


Te muestro algunas opciones a partir de la idea inicial que te proponía y que era la enfermedad.


¿Y si alguien enfermo se convirtiera en el único testigo de un crimen atroz?

¿Y si alguien enfermo le salvara la vida a alguien?

¿Y si alguien enfermo decidiera pasar 100 días de fiesta y excesos?

¿Y si alguien enfermo se encontrara con el amor de su vida?

¿Y si alguien enfermo fuera un gurú mundial de la salud que se ha hecho millonario con sus postulados?

¿Y si alguien enfermo decidiera matar a todas las personas que no soporta?


Creo que puedes darte cuenta de lo que estamos haciendo, ¿verdad? Estamos sometiendo la idea a circunstancias extraordinarias. Y eso es precisamente lo que le da fuerza narrativa. Las preguntas son muchas más, obvio. No hagas menos de 30. No es una exageración, no. Es crucial explorar todas las posibilidades más allá de ti mismo. Tienes que pasarte muchas horas dejando que surjan las preguntas. Las vas apuntando en tu cuaderno de notas. Incluso puedes hacerlo sin pensar. Y cuando ya no te quedan más fuerzas, sigues un poco más. Y luego, lee todo y habrá una de esas preguntas que te llama más la atención. Esa es la que te interesa contestar para escribir tu novela.


Lo importante hasta ahora para tu novela

Puede que te saltes un paso o que ya tengas una idea. Sométela al paso 2 porque eso te ayudará a que la novela llame la atención, porque en definitiva una novela es resolver una pregunta que plantea un problema. El paso 2 es fundamental.


Puedes ampliar estos pasos de la creación de tu novela

Y para averiguar más sobre estos dos pasos, te ayuda la siguiente entrada del Blog: “La novela no es ideas”



Y ahora me vas a permitir una pausa para presentarte a quienes participan en mis cursos y cómo lo valoran. Porque es posible, perfectamente posible, escribir una novela sin perderse ni bloquearse ni odiarse. Lo sé porque me lo dicen los participantes del curso, que es muy diferente de lo que abunda porque es sumamente práctico.



Aprende a escribir mejor, a manejar los elementos de la novela y a tomar decisiones narrativas con seguridad para atrapar a tus lectores con mi formación en línea. Mi curso "Construye tu novela" te ayuda a lograrlo. Clicando aquí mismo te encontrarás el programa, sus objetivos, qué lograrás y cómo alcanzaremos tus objetivos.

¿Seguimos con tu novela?



3. Escribir una novela paso a paso: identificar el protagonista

¿Y quién cargará con esa idea y resolverá esa pregunta? Pues, precisamente tu protagonista. No puede ser cualquiera. Tiene que estar a la altura de lo que le espera. Pero no directamente desde el comienzo, claro. Un protagonista crece y los lectores con él. Ahora mismo tenemos que determinar qué tipo de personaje puede ser, por ejemplo, ¿un enfermo que se va de fiesta infinita? Total, ha perdido lo más importante, así que ya no le da miedo nada y quiere ahogarse de placer. Será muy diferente del que asesina a varias personas y no tendrá nada que ser con el gurú de la salud. Cada idea se encarna en un tipo concreto de personaje que es el que capitanea una novela determinada, aquella que quieres que sea tu libro. Y ahora te espera pasar tiempo con él o ella.


Piensa en tu idea elevada y pregúntate por quién la encarna. Cierra los ojos. Es posible que acuda alguna imagen a tu cabeza. Pero tienes que hacerte la pregunta justo antes de cerrar los ojos, ¿eh?

¿Quién encarna esta idea de ….? Deja que acuda a ti. Y luego empieza a perfilarlo. Así nos adentramos en el siguiente paso de tu manuscrito.



4. Escribir una novela paso a paso: definir el protagonista

Es posible que empieces por sus atributos físicos, su vestimenta, su sonrisa o su mirada. De alguna manera necesitas reconocerlo y eso se logra por el físico, por cómo ves a ese personaje. Ya sabes que va a resolver tu pregunta del paso 2 para dar con tu gran idea para tu manuscrito. En nuestro caso, está enfermo. Es un protagonista que lo tiene casi todo en contra.

Los protagonistas atraen a los lectores por su lucha y si bien empiezan con desventajas al principio de la novela, hay algo en ellos, una luz en su mirada que nos dice que tienen el potencial de resolver la pregunta del paso 2. Tienes que mostrar ese potencial o no despertarás la fe de los lectores en él.

El protagonista nos tiene que atraer. Imagina que entras en un bar o llegas a una fiesta. ¿Quién te atrae? Alguien que te dice algo especial. Y luego, al conocerle un poco más, te dices que es una persona que vale la pena. Pero, bien podría ser que se trate de un asesino en serie o una persona que te salvará la vida. Esos secretos se tienen que notar. Los lectores han de sentir algo por este protagonista y tener ganas de pasar toda la novela con él. Pero si es sospechoso de algo, tienes que mostrarlo. No engañes a tus lectores. Escribir una novela implica dosificar la información, no ocultarla. Jamás.

El protagonista empieza la novela de una manera y la acaba de otra. Siempre hay una evolución. Si se trata del enfermo que quiere matar a ciertas personas al final habrá matado a la mayoría, probablemente. Y algo dentro y fuera de él habrá cambiado. Tú defines el qué y eso hace parte del proceso de escritura y de cómo el protagonista se descubre a sí mismo.


Y ahora me gustaría contarte algo más sobre mi curso en el siguiente video. Luego continuamos con el paso 5 sobre escribir una novela paso a paso ocupándonos de desarrollar los personajes y profundizar en ellos.




5. Escribir una novela paso a paso: desarrollar los personajes

El trabajo con los personajes requiere muchas horas y una curiosidad a prueba de todo, casi infinita. Es absolutamente necesario que te hagas muchas preguntas hasta descubrir los detalles más pequeños.

¿Cómo sonríe tu protagonista cuando está triste? ¿Cómo respira cuando espera algo importante? Para llegar a afinar esos aspectos, antes vas a tener que pasar mucho tiempo con cada uno de los personajes. Y te puede ayudar empezar por aquí: ¿Cómo escribir personajes inolvidables?

Lo importante hasta ahora para tu novela

Puede que hayas empezado por ver el protagonista y luego hayas ido a la idea. Puede que te hayan aparecido los dos juntos. Fuere como fuere, el desarrollo de personajes es esencial. Y una vez que has trabajado a cada uno por separado, pasas a agruparlos. ¿Quién ayuda al protagonista? ¿Quién apoya al antagonista? ¿Qué personaje de fondo le cambia la vida a uno o al otro en una breve aparición? El paso 5 es fundamental y solo llegas a él desde el paso 3, pero el orden de los pasos puede variar. Para escribir una novela tienes que considerar un orden y a la vez dejar que la intuición te guíe porque es ella la que te ayuda a reconocer tu verdad y la verdad interna de la novela. Es un equilibrio delicado que puedes lograr con práctica, probando y cometiendo errores. Si este es el método de retos y hallazgos, errores y aciertos le funciona a los escritores que publican con éxito, quizás pueda servirte a ti también mientras desarrollar tu trama.


Puedes ampliar estos pasos de la creación de tu novela

Y leer la siguiente entrada del blog “¿Cómo estar seguros al 100% de los personajes?”

También puedes llegar más lejos con "Atrapar el corazón de los lectores"

O con “¿Cómo sé si mis personajes funcionan?”


6. Escribir una novela paso a paso: el narrador

Decide si lo cuenta el mismo protagonista u otra persona. Si eliges al protagonista, recuerda que su visión es limitada y que solo verá lo que tiene delante de sus narices o le cuenten. Si lo narra otra persona, tienes que saber si está a favor del protagonista, si se mantiene neutral o si se burla un poco de él o si puede saberlo todo de toda la historia y de cada personaje. Estas decisiones determinan el narrador de la historia.


La visión que tienes sobre la respuesta de la pregunta del paso 2 determina cómo resuelves todo esto. Tu visión es determinante. Tu visión nace de la voz narrativa, que es nada más y nada menos que tu mirada.

Si quieres contar la historia desde cerca o desde lejos. Esto es lo que decide tu voz narrativa. Una cosa es hacer la pregunta del paso 2 y dar una respuesta, pero esa respuesta nunca es del todo objetiva, depende de tu postura, de tu opinión. Por ejemplo, no es lo mismo contar la historia de un banquero como si lo admiraras a si fueras crítico. Así que a la pregunta del paso 2, tienes que agregar otra: ¿Cómo veo yo todo esto, qué emoción me suscita esta historia, cómo me siento con todo esto? No, no podíamos agregar esta respuesta a tu proceso de escritura antes porque era necesario transitar los pasos anteriores para desarrollar del todo tu visión sobre tu novela. Escribir un libro es un proceso orgánico y no implica necesariamente pasar de A a B. Lo natural requiere tiempo y a veces vueltas muy necesarias. Si buscas respuestas acertadas para preguntas narrativas, te aconsejo que vayas a dar un largo paseo y vuelvas para entender que el proceso de escritura no funciona así. Escribir una novela es un arte que tiene tanto de matemática e ingeniería como de locura con sentido sublime.

La respuesta a las preguntas "¿Cómo veo yo todo esto, qué emoción me suscita esta historia, cómo me siento con todo esto?" está en la manera en que cuentas la historia y el tono emocional general también. ¿Quieres que sea una historia triste o alegre? ¿Quieres vengarte? ¿Quieres ser despiadado o bondadoso? En el caso de nuestro enfermo asesino, ¿te da pena o te enorgullece?

Ahora mismo también decides el género. Puede que quieras contar el drama íntimo de este enfermo en su venganza y demostrar que es una persona buena en circunstancias terribles, entonces será un drama psicológico. Si es un thriller, ya sabemos cómo puede acabar todo y que habrá asesinatos, una venganza, una investigación. ¿Y si quieres que sea como un historia del Lejano Oeste? Un enfermo en la frontera de todo. Si es una comedia redentora, pues el enfermo no mataría a nadie porque todo le saldría mal, por ejemplo. Tu visión determina el género, la voz narrativa, el estilo y el tono. Todo esto conlleva que la forma en que narras una historia y su trama están relacionadas. En efecto, la forma en que quieres desarrollar tu novela, determina la trama. Y la trama responde a tu visión sobre la novela que quieres escribir.


Lo importante hasta ahora para tu novela

Quien narra una historia depende de su visión sobre lo que trata. Tu visión condiciona todo. Este paso puede ser el tercero, el sexto o el último. O quizás es anterior a todo porque lo tienes tan claro que te dices que quieres gritar sobre un tema de una forma determinada y muy concreta y entonces ya decides el tono, la voz narrativa, el estilo y el género sale solo.


7. Escribir una novela paso a paso: ver el camino de tu novela

Ha llegado el momento de estructurar la trama. Tienes el pistoletazo de salida con tu protagonista bien definido que se enfrenta a solucionar el paso 2 junto a otros personajes. Ahora necesitas ver dónde empieza todo y dónde acaba. Y así contemplas las partes de la novela y cómo aprovecharlas.

Este proceso empieza con el problema de la pregunta del paso 2, pero ahora necesitas definir exactamente dónde y cuándo. Y no se trata solamente del lugar geográfico y el momento exacto, que son imprescindibles, tanto como la estación del año y lo que se respira en el ambiente. Es crucial definir el clima emocional inicial de tu novela y cómo se desarrolla hasta el final. No es lo mismo un asesinato durante las fiestas de verano de tu pueblo que en la soledad del ártico, eso son dos libros completamente diferentes. No es lo mismo estar enfermo en un edificio de 40 pisos en Madrid en otoño que en una casita en el campo también en otoño. El escenario da la nota emocional del momento y es muy importante. También necesitas ver dónde, cuándo y cómo acaba tu protagonista al final. Una vez que tienes trazado el trayecto del viaje y ves muy claros el comienzo y el final, entonces puedes pasar a las etapas del viaje.


8. Escribir una novela paso a paso: empezar a construir tu novela

Hay una estructura básica que funciona muy bien y es por la que puedes empezar. Se trata de la estructura de tres actos.

Organiza la respuesta a la pregunta del paso 2 en tres partes: comienzo, desarrollo y final.

Ya sabes dónde empieza todo y dónde acaba, te lo he mencionado en el paso anterior, el número 7. Empieza por delinear esos momentos con mayor precisión. El comienzo representa un 10% de la novela y en él presentas al protagonista, su mundo y la pregunta inicial porque al protagonista le cae una pianazo encima, es su problema y lo resolverá a lo largo de la novela. En este comienzo de tu novela muestras las cartas con las que vamos a jugar.

En nuestro ejemplo, este enfermo quiere matar a varias personas. Pongamos que tiene la enfermedad por culpa de estas personas. Al principio se siente solo enfermo y rabioso. Se entera que está así por culpa de su mejor amigo y que este amigo no estaba solo. Traza su plan.

Y al final tiene que haber conseguido culminar una parte del plan. ¿Cómo se siente ahora que la historia acaba? ¿Está mejor de salud? O tal vez no ha conseguido matar a nadie, cada asesinato le ha salido mal, de mal en peor. Al final, ¿cómo está? ¿Quién es al final? ¿Qué lo diferencia del que era al principio? Ya ha acabado la partida con las cartas que nos tocaron al inicio. Ya tienes el final, que representa entre un 5% y un 10% de la novela.


9. Escribir una novela paso a paso: encajar la trama

Entre esos dos polos, el comienzo y el final, está el desarrollo. Allí es donde resuelves la pregunta del paso 2. Y solo puedes hacerlo porque conoces muy bien a tu protagonista y su mundo. Piensa en cómo el protagonista descubre sus capacidades a medida que los retos lo desafían y luego cómo implementa su nuevo yo para conquistar el mundo con nuevos retos. Sí, todo va de retos, pero a dos niveles dentro del desarrollo. Hay una primera parte en la que el protagonista no sabe todavía de qué es capaz y se dará cuenta a medida que enfrenta problemas crecientes. No valen retos de cualquier tipo. Y luego hay una segunda parte en la que ya sabe y cree que es capaz e implementa su nuevo yo a la conquista de nuevos retos. Al final pierde y gana, aprende y asume este aprendizaje. Y así llegamos al final de tu borrador.

Lo importante hasta ahora para tu novela

Ahora tienes una visión global, puedes ver el camino del protagonista. Esta visión te permite no perderte, mantener la coherencia, no bloquearte, tener una novela completa. Sabes cómo empieza todo, cómo acaba todo y cómo se alcanza el final. Ahora ya puedes empezar a trazar los detalles. Y empezarás a ocuparte de los capítulos y las escenas. Los pasos 8 y 9 son fundamentales para alcanzar el paso 7 o puedes hacerlo al revés. Aquí lo verdaderamente esencial es que tengas esta visión global muy definida para no perderte.


Puedes ampliar estos pasos de la creación de tu novela

Sigue leyendo y complementa esta información con la entrada del Blog La estructura de una novela"


10. Escribir una novela paso a paso: encajar la trama y las subtramas

Ya tienes el camino del protagonista, eso es el cauce principal de tu novela. Pero el protagonista no lo hace todo por su cuenta y riesgo. Y es aquí dónde entran las subtramas.

Si el cauce principal es un camino bastante recto de dificultades claras, ahora es cuando se convierte en un laberinto. Cada pasadizo secreto del laberinto es otra subtrama. Las subtramas te permiten jugar más y divertirte, darle sorpresas a tu protagonista y mostrar más las circunstancias de todo. Es como cuando vas caminando, llegas tarde y te encuentras con semáforos rojos uno tras otro y de repente alguno verde u otro amarillo porque algo o alguien los conecta y allí hay una historia. Las subtramas tienen muchos propósitos. Sirven para aumentar o rebajar la tensión, para acercarnos al protagonista permitiéndonos conocerlo más a fondo, o también para conocer la verdad del conflicto.

Cuando estás trazando subtramas, considera si te permiten que la trama principal sea más sabrosa y no olvides que tienen también en sí mismas un comienzo, un desarrollo y un final. Nunca cuentes algo y ya está. Cada aspecto que cuentas necesita un desarrollo orgánico y para que lo sea, necesita esas tres partes: presentación con el comienzo, nudo con lo que se hace para alcanzar la solución y el final con la solución del conflicto. Todo en una novela tiene esas tres partes.

Si nuestro enfermo asesino no sabe disparar una pistola, por ejemplo, se encontrará con alguien que sí sabe hacerlo y le enseñará. Quizás se trate de otro asesino o de un policía encubierto. Se conocen, practican el tiro y el asesino 2 le ayudará con su plan o el policía lo detendrá, por ejemplo.

Lo importante hasta ahora para tu novela

Considera que cada subtrama requiere un personaje nuevo, un escenario nuevo y un momento nuevo. Es una trama en pequeño que refuerza la trama principal. Este paso 10 te facilita la vida si lo trazas después de los anteriores. Aunque hay autores que van construyendo la novela de forma aparentemente desordenada o a medida que surgen las ideas, al final vas a necesitar que todo cuadre y para eso te irá bien ver la trama completa y cómo encajan las subtramas. Pero es fundamental que tengas este orden bien implantado en tu cabeza para saber cómo jugar mejor sin perderte por el camino de tu novela. Lo importante es esta visión final, global y completa antes de ponerte a escribir. La manera en que des con cada pieza de Lego no es determinante. Apunta todo y cuando creas que lo tienes, coloca todas las piezas y observa el mapa. ¿Tiene sentido? ¿Puedes ver claramente el recorrido de tu protagonista, cómo evoluciona, unos lo ayudan, otros lo perjudican y alcanza el final que buscaba? Si las respuestas son todas afirmativa, vas muy bien y estás escribiendo una novela coherente.


11. Escribir una novela paso a paso: definir los tramos de la estructura

Cada capítulo es un piso de un edificio para mostrar una parte del edificio completo. Y cada uno de esos pisos permite subir hacia otro que tiene que conducir al siguiente. ¿Cuántos pisos es el comienzo? En uno muestras al protagonista, en otro a sus amigos o apoyos, en otro vive el antagonista y sus apoyos. El conflicto es el problema al que se enfrenta tu protagonista y tiene que estar presente o sí o sí. Y ese edificio está en un lugar concreto, en un momento concreto. Dentro de cada piso pasan cosas. La novela es acción (y no me refiero a James Bond ni nada parecido). En una novela pasan cosas. Los personajes hacen cosas. Y todas y cada una de sus acciones nos lo muestran. Cada piso de este edificio simbólico tiene habitaciones y encada una sucede algo. Las habitaciones de cada piso son escenas. Cada capítulo se relaciona con el siguiente, uno impulsa al que le sigue y solo así la novela avanza. Cada capítulo de una novela es una unidad de acción y está formado por escenas.


12. Escribir una novela paso a paso: establecer lo esencial en el recorrido de la trama

Imagina las escenas como eslabones de una cadena. O como habitaciones de un piso. La imagen que te sirva más. Lo importante es que seas muy consciente de que cada una muestra una parte del trayecto del protagonista y nunca, nunca se repiten. Cada una es una habitación diferente que te ayuda a conocer el piso y lo conforman. Si nuestro protagonista está caminando de piso en piso desde la entrada del edificio hasta la azotea, pasa por cada una de las habitaciones solo una vez y sigue avanzando. Un protagonista que no avanza, detiene la historia y aburre. Muchísimo. Las escenas permiten construir capítulos y unidades de acción. Cada escena es un escalón de una escalera que sube y cada tramo es un capítulo. Las escenas son la célula de la novela.

Supongamos que estamos en el capítulo en el que nuestro enfermo se entera de la traición de sus amigos que son los causantes de su enfermedad. Es un capitulo letal. En una escena se entera de casualidad, quizás descubre algo a lo que no le había prestado atención. Esta casualidad lo conduce al descrédito. Sufre y llora, grita. En la próxima escena tiene que lidiar con esta tendencia de no ver la verdad y empieza a enfadarse. Se enfada mucho. Y en la tercera escena toma una determinación: va a asesinar a cada uno de estos supuestos amigos. El próximo capítulo será, entonces, para su plan de asesinato. Y así escribes una novela con sentido, escena a escena. capítulo a capítulo.

Lo importante hasta ahora para tu novela

Es crucial que las escenas avancen, que una conduzca a la siguiente y que formen un capítulo. Cada escena representa un comienzo, un nudo y un final dentro de cada capítulo, como un antes/durante/después de lo que quieres contar en ese capítulo. Hay autores que le ponen un título a su capítulo y luego trazan las escenas. Hay autores que trazan las escenas aleatoriamente y luego las agrupan por capítulos. Estos pasos son necesarios, pero el orden puede variar. Puede que te venga una escena completa en cualquier momento de la construcción de tu novela. Guárdala. Es mejor colocar cada escena en su sitio una vez que tienes la visión global y sabes qué vas a tratar en cada capítulo. Y además, una vez que colocas cada escena en el lugar que le corresponde, te darás cuenta de lo que te sobra y te falta para seguir adelante. Y comprobarás que tu novela tiene sentido.

Puedes ampliar estos pasos de la creación de tu novela

Y seguir aprendiendo sobre las escenas con ejemplos concretos en las siguientes entradas del Blog:

¿Cómo escribir escenas que atrapan a los lectores?

¿Cómo mejorar lo que escribo?



Conclusiones a tener en cuenta al crear tu novela

  1. El orden de pasos tal cual está expuesto te sirve de guía, pero no de receta.

  2. Respeta tu manera de escribir y a la vez ten muy en cuenta qué aspectos te facilitan tu proceso de escritura, que es algo que te pertenece solo a ti.

  3. Si tienes una idea inicial muy clara y la desafías bien, tendrás una novela fuerte.

  4. Si tienes una visión clara del recorrido de tu protagonista, cada pieza encajará mejor, no te bloquearás ni te perderás.

  5. No es un proceso automático, a veces tendrás que pasarte días con una misma escena o una decisión en concreto. Escribir no es un producto que se obtiene a través de una cinta transportadora. Es un proceso orgánico y creativo que requiere tiempo.

  6. Todo esto es previo a ponerse a escribir. Si escribes a vuelapluma, está muy dentro de ti, lo sabes mejor que tu propio nombre. Si escribes con escaleta, también es un paso previo. Sin estructura no hay novela sino un cúmulo de cosas sin sentido.


 

Construye tu novela

Es un curso para escritores que buscan sentirse seguros y libres, al fin. En él te ofrezco claves, guías y criterios claros para elegir en tu proceso de escritura. Le sienta bien a los escritores que necesitan una base indestructible para construir sus novelas. Obtendrás herramientas muy prácticas para construir novelas firmes. Tan simple como eso. Me he servido de mi experiencia editorial de 17 años para desarrollar este curso. Es mi fórmula personal y es la que utilizo en mis colaboraciones con Planeta, Penguin, Alianza, Siruela, Harper Collins, Urano, Maeva y sus autores.

Lo he concebido porque creo en la libertad y la independencia. Me preocupa que haya tantos autores que quieren cumplir su sueño de escribir novelas y se sienten inseguros, porque hay demasiadas recetas que no funcionan, mucha información confusa, toneladas de información poco clara y porque hay demasiado gurú que roba la libertad creadora. Creo que es fundamental sumar autores empoderados. Solo así se puede crear: con libertad.

A solo un clic, tienes más información y el programa de este curso para escribir tu novela con herramientas fuertes y seguras, criterios firmes y sabiendo elegir paso a paso.








682 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo