top of page

¿Cómo escribir escenas que atrapan a los lectores?

Actualizado: 19 ene

La escena es un eslabón de una larga cadena que empieza en la primera página y acaba en la última. Cada eslabón tiene una entidad propia y a la vez es parte de algo mayor. Para escribir escenas fuertes, tenemos que saber que si quitamos un eslabón, la cadena cambia. Si agregamos eslabones, la historia cambia. Cada eslabón es crucial. Cuando los eslabones se suceden de forma natural, los lectores viven lo que están leyendo y se sienten atrapados.


Cómo escribir escenas que atrapan a los lectores puede parecerte simple y evidente, pero lo más habitual es ver cómo hay dos tipos de escritores que no la dominan: uno que se alarga y otro que no llega. El autor expansivo extiende las escenas explicándose demasiado, mostrando el pensamiento interno de todos los personajes, agregando trozos de noticias o de diarios o sueños, información muy descriptiva o repitiendo momentos para enfatizarlos. Nada de eso funciona, es más, rompe el ritmo. Y aburre mortalmente. El escritor que se queda corto, no acaba de contemplar las ideas, da muchos elementos por descontados, puede ver lo que quiere contar pero no sabe desarrollar las ideas y mucho menos materializarlas en la página. Su texto no se entiende. Y exaspera mortalmente.

A continuación nos ocuparemos de ambos tipos de escritor y desarrollaremos las ideas juntos.


Escribir escenas que atrapan a los lectores requiere elementos concretos como los que siguen:


Lo esencial sobre cómo escribir una escena que atrapa a los lectores

Presentar al protagonista

Presentar el conflicto

Elementos de la escena

El conflicto interno y el conflicto externo

Armar la escena

Las bases que apoyan la escena


Lo esencial sobre cómo escribir una escena que atrapa a los lectores

Si tuviera que pedirte que de todo lo que estás leyendo sobre la escena te quedaras con una única idea, te pediría que fuera esta:


Cada escena es un paso adelante, es un impulso para que la trama avance, cada escena propone algo nuevo, un paso nuevo, un impulso nuevo.

Presentar al protagonista

Regresemos a nuestra Ana, la cajera de supermercado de #CarnavalNarrativo. Si acabas de llegar aquí, te cuento que Ana es una mujer de más de 40 años que sobrevive y no vive, se ha olvidado de soñar, depende de este trabajo para salir adelante y hacer lo mismo cada día. Es una persona luchadora que aún guarda un brillo especial en sus ojos gracias a su entusiasmo natural, pero generalmente está apagada y cansada. Beatriz ha contestado al reto y la ha perfilado:



Necesitamos mostrar al protagonista, en nuestro caso se trata de Ana. Podríamos, por ejemplo, acompañarla en su camino desde casa hasta el supermercado, cuando se pone el uniforme y empieza a trabajar. Ahora empezamos a controlar los detalles de la novela para construirla fuerte.

Una hora y media antes, en casa, acaba de planchar su uniforme con mimo. Esta noche ha dormido mal, se ha despertado a las 04:00 y no se ha vuelto a dormir por miedo a quedarse dormida. Vive en un pequeño apartamento de apenas 45 m2 simple y ordenado, con pocos muebles y nada en las paredes. Antes de salir de casa, cierra todo, es meticulosa y se dirige a la parada de autobús. Es muy temprano, son las 6:30 de la mañana en una ciudad que lucha por despertarse.

El autobús está lleno y no puede sentarse. Ya sabe que le van a doler más todavía las piernas de tantas horas de pie. En el autobús la empujan, está entre dormida y cansada. Está en la salida lista para dar un salto hasta el metro, pero las puertas se cierran antes de que baje el último escalón y cuando el chófer del autobús abre las puertas, tiene que correr. También perderá el metro. Su jefe, Hugo, le hace la vida imposible y llegar tarde sería darle una excusa fácil. El metro también está lleno y no puede sentarse, se agarra a la barra mientras flexiona un poco las piernas. Aún no ha empezado la jornada de trabajo, pero ya le duele todo. Al salir del metro, está lloviendo y no puede ir todo lo aprisa que quiere. Aún así llega justo un minuto antes del jefe, parece que lo conseguirá. Se mete deprisa y corriendo en los baños, se cambia y es la última en ponerse en su sitio de la caja, con lo cual tiene que vivir el momento de las miradas de reprobación tanto de Hugo como de los demás mientras su amiga Gloria le sonríe.


Todo esto son apuntes para presentar a Ana a los lectores. Las líneas anteriores tienen un objetivo puramente didáctico para que observes cómo se va armando una escena y cómo se controlan los detalles. Ojo, aún no estamos escribiendo la escena. Habrá un párrafo dedicado a este recorrido de Ana, desde que está planchando, es aún de noche, bosteza, no ha dormido hasta que se presenta el ambiente de trabajo.


Presentar el conflicto